Información de la revista
Vol. 92. Núm. 2.
Páginas 105-106 (Febrero 2020)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 92. Núm. 2.
Páginas 105-106 (Febrero 2020)
CARTA CIENTÍFICA
DOI: 10.1016/j.anpedi.2018.10.023
Open Access
Novedades para el diagnóstico de la toxoplasmosis ocular: uso de la tomografía de coherencia óptica
Advances in the diagnosis of ocular toxoplasmosis: Use of optical coherence tomography
Visitas
...
Tessie Ferrer Mellora,
Autor para correspondencia
Tessieferrer90@gmail.com

Autor para correspondencia.
, Belén Sevilla Péreza, Javier Lacorzanab, Beatriz Bravo Mancheñoc, José Luis García Serranod
a Servicio de Pediatría, Hospital Universitario San Cecilio, Granada, España
b Servicio de Oftalmología, Hospital Virgen de las Nieves, Granada, España
c Servicio de Pediatría, Hospital Virgen de las Nieves, Granada, España
d Servicio de Oftalmología, Hospital Universitario San Cecilio, Granada, España
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (2)
Texto completo
Sr. Editor:

La toxoplasmosis ocular (TO) es la causa más frecuente de uveítis posterior en pacientes inmunocompetentes. La primoinfección cursa de manera asintomática en la mayoría de los casos, por lo que el diagnóstico suele realizarse en posteriores reactivaciones con el hallazgo de cicatrices retinocoroideas características (lesiones blanquecino-amarillentas con bordes grisáceos, generalmente de carácter unilateral).

Desde un punto de vista clínico, los pacientes pediátricos pueden presentarse con una coriorretinitis y estar asintomáticos, referir visión borrosa por la vitritis, o con clínica de ojo rojo y dolor ocular, debido a su frecuente asociación con uveítis anterior. La patogénesis de dichas reactivaciones es todavía incierta1.

El diagnóstico se realiza con los hallazgos clínicos descritos junto a unas serologías compatibles. La mayoría de los pacientes suelen presentar títulos bajos de IgG y negativos de IgM, por lo que la avidez de IgG o un incremento de titulación pueden ser útiles para el diagnóstico2. Los casos difíciles pueden requerir técnicas invasivas, como realización de PCR a Toxoplasma gondii en líquido acuoso o vítreo3; no obstante, se trata de una técnica cruenta.

Presentamos 3 casos de TO adquirida infantil en los cuales describimos signos característicos valorables en la tomografía de coherencia óptica (OCT) que han ayudado a un diagnóstico precoz/certero de la enfermedad.

Caso 1: niña, 8 años, origen Guinea Ecuatorial. Presenta uveítis anterior aguda unilateral, con clínica de dolor ocular y enrojecimiento. Se realiza estudio inmunológico y despistaje infeccioso con serologías para toxoplasma IgM negativa e IgG positiva. Inicialmente presentaba fondo de ojo normal. En posteriores controles presentaba una elevación de IgG, así como hallazgos en la OCT de una retinitis con lesiones sobreelevadas en la superficie interna perimacular, con aspecto de estalagmita, lo cual orienta a un posible diagnóstico de toxoplasmosis4 (fig. 1).

Figura 1.

A) Imagen obtenida mediante OCT; se observa hipertrofia del epitelio pigmentario y ausencia de capas estructuradas en la retina. Depósitos prerretinianos hiperreflectivos como estalagmitas (flecha). B) Imagen de fondo de ojo con cicatriz coriorretiniana típica (círculo).

(0,07MB).

Caso 2: varón, 12 años, origen español. Presentaba cuadro de cefalea y pérdida de agudeza visual (0,8). En fondo de ojo se observaba coriorretinitis focal con vitritis compatible de lesión por toxoplasma y serológicamente mostraba una IgM negativa a toxoplasma, con IgG positiva. Controles posteriores presentaban cuadruplicación de la titulación de IgG. Inició tratamiento antibiótico y corticoides sistémicos. La evolución mostró una cicatización parafoveal con ausencia de fotorreceptores y pequeños quistes en retina, con una agudeza visual normal (fig. 2).

Figura 2.

A) Imagen OCT. Se observan espacios quísticos en la capa interna de la retina. Son frecuentes los espacios quísticos en pacientes con toxoplasmosis, se consideran una complicación (quistes llenos de parásitos o signos de inflamación o exudación local). B) Fondo de ojo. Se observa la cicatriz coriorretiniana paramacular nasal coincidente con la imagen de OCT.

(0,03MB).

Caso 3: niña, 10 años, origen marroquí. Presentaba cuadro de panuveítis con uveítis anterior aguda granulomatosa en ojo izquierdo. En la exploración oftalmológica mediante OCT se observaron áreas de inflamación, signos de vitritis e inflamación de las capas internas de la retina. Ante la sospecha de TO, se realizó estudio con serologías: la IgG resultó positiva a toxoplasma con títulos>200; la IgM fue negativa. Inició tratamiento antibiótico con buena respuesta clínica. En controles oftalmológicos posteriores presentó un foco de atrofia coriorretiniana, sin pigmentación de bordes. Sin afectación de la agudeza visual.

Estos 3casos fueron tratados con pirimetamina-sulfadiazina y corticoides orales con buena respuesta clínica. La evolución clínico-serológica ha permitido confirmar el diagnóstico de uveítis por toxoplasma. En la OCT, la retinitis focal con vitritis adyacente es muy característica de la TO. Nuevos signos clínicos hallados en la OCT, tales como la presencia de signos precoces de inflamación (estalagtitas) (fig. 1), o residuales, como quistes en la retina5 (fig. 2) no son específicos de la toxoplasmosis y se han descrito en el contexto de otras enfermedades (linfoma intraocular). No obstante, nos pueden ayudar para sospecha diagnóstica de la enfermedad y evitar técnicas más cruentas como la determinación de PCR en vítreo. La presencia de los quistes residuales, además, podría estar relacionada con la patogénesis de las reactivaciones. La sistematización del uso de la OCT y futuros estudios podrían colaborar para la comprensión de la enfermedad.

Bibliografía
[1]
A.A. Bonfioli, F. Orefice.
Toxoplasmosis.
Semin Ophthalmol., 20 (2007), pp. 129-141
[2]
J.G. Garweg, J.D. de Groot-Mijnes, J.G. Montoya.
Diagnostic approach to ocular toxoplasmosis.
Ocul Immunol Inflamm., 19 (2011), pp. 255-261
[3]
T.W. Harper, D. Miller, J.C. Schiffman, J.L. Davis.
Polymerase chain reaction analysis of aqueous and vitreous specimens in the diagnosis of posterior segment infectious uveitis.
Am J Ophthalmol., 147 (2009), pp. 140-147
[4]
Y. Yonekawa, A.M. Abbey, L. van Laere, A.R. Shah, B.J. Thomas, A.J. Ruby, et al.
Stalagmite-like preretinal inflammatory deposits in vitrectomized eyes with posterior uveitis.
Digit J Ophthalmol., 23 (2017), pp. 18-22
[5]
Y. Ouyang, U. Pleyer, Q. Shao, P.A. Keane, N. Stübiger, A.M. Joussen, et al.
Evaluation of cystoid change phenotypes in ocular toxoplasmosis using optical coherence tomography.
Copyright © 2019. Asociación Española de Pediatría
Idiomas
Anales de Pediatría

Suscríbase a la newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

es en
Política de cookies Cookies policy
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here.