Información de la revista
Vol. 94. Núm. 6.
Páginas 417-419 (Junio 2021)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 94. Núm. 6.
Páginas 417-419 (Junio 2021)
Carta científica
DOI: 10.1016/j.anpedi.2020.06.009
Open Access
Bloqueo auriculoventricular completo asociado a infección por virus respiratorio sincitial: presentación de un caso y revisión de la literatura
Complete atrioventricular block associated with respiratory syncytial virus: Presentation of a case and a literature review
Visitas
...
Ignacio Oulego-Erroza,b,
Autor para correspondencia
Ignacio.oulego@gmail.com

Autor para correspondencia.
, Pilar de Castro-Vecinoa,b, Carlos Ocaña-Alcoberb, Soraya Gutiérrez-Marquésb, Juan Pablo Martínez-Badásb, Miriam Centeno-Jiménezc
a Cardiología Pediátrica, Servicio de Pediatría, Complejo Asistencial Universitario de León, León, España
b Unidad de Cuidados Intensivos Pediátricos, Servicio de Pediatría, Complejo Asistencial Universitario de León, León, España
c Unidad de Arritmias y Electrofisiología, Servicio de Cardiología Pediátrica, Hospital Infantil Universitario Gregorio Marañón, Madrid, España
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (1)
Tablas (1)
Tabla 1. Casos reportados de bloqueo auriculoventricular completo relacionados con infección por VRS
Texto completo
Sr. Editor:

El virus respiratorio sincitial (VRS) es la causa más común de infección de las vías respiratorias inferiores en la infancia. Ocasionalmente, el VRS puede producir afectación cardiovascular y del sistema nervioso central graves, como miocarditis o encefalitis necrosante1. Presentamos el caso de una niña con miocarditis aguda y bloqueo auriculoventricular completo (BAVC) asociado a VRS.

Niña de un mes ingresada en la unidad de cuidados intensivos pediátricos (UCIP) por bronquiolitis grave por VRS conectada a ventilación mecánica no invasiva. A las pocas horas presenta episodio de bradicardia prolongada y precisa intubación, persistiendo, no obstante, frecuencias cardíacas (FC) bajas (60-70lpm), desarrollando además hipotensión arterial. Se inicia una perfusión de adrenalina y se realiza electrocardiograma (ECG), que muestra bradicardia de QRS estrecho (fig. 1A). Cada QRS es precedido de ondaP, pero parece que existen ondasP bloqueadas ocultas en la ondaT. Se realizó ECG con derivación esofágica que confirma un BAVC (fig. 1B). Se inicia perfusión de isoproterenol (0,2μg/kg/min) con aumento de la FC a 120-130bpm y resolución de la hipotensión. Veinticuatro horas más tarde la paciente desarrolla disfunción ventricular (FEVI 42%), láctico elevado (3,8mmol/l), edema pulmonar y elevación de troponinas (troponinaT ultrasensible máxima 27ng/l) sugestivo de miocarditis. Precisa soporte con milrinona (0,5μg/kg/min) y adrenalina (hasta 0,3μg/kg/min). Se obtiene un panel diagnóstico incluyendo anticuerpos antiRo y antiLa en el niño y su madre, hormonas tiroideas, serología de la enfermedad de Lyme, cultivos de sangre, orina y LCR, PCR viral y bacteriana en sangre, heces y aspirado nasofaríngeo, aminoácidos plasmáticos y perfil de acilcarnitinas. Se administra gammaglobulina intravenosa (1g/kg, 2días), carnitina, ribavirina y palivizumab. Presenta una rápida mejoría hemodinámica, retirándose la adrenalina y la milrinona en el 3.° y 5.°día, respectivamente. Sin embargo, el BAVC persiste. Se administra metilprednisolona intravenosa en dos ocasiones (2mg/kg durante 5días), sin cambios. La paciente tolera una FC de 60-75lpm, por lo que no precisa la implantación de marcapasos. La PCR para el VRS-B en el hisopo nasofaríngeo y la sangre obtenida en la fase aguda fueron positivas. En el seguimiento, la paciente permanece asintomática. En el ECG a los 3meses se recupera la conducción auriculoventricular (AV), observándose un BAV de 1.er grado residual, situación que mantiene 9meses tras el evento.

Figura 1.

A)Electrocardiograma obtenido en UCIP a las 24h del ingreso. Bradicardia QRS estrecho con sospecha clínica de bloqueo AV de alto grado 2:1. Las ondas P bloqueadas «ocultas» en la onda T del latido precedente son difíciles de identificar.

B)Electrocardiograma con derivación esofágica (V1) obtenido inmediatamente después del ECG que se muestra en A. Se observa un BAV de alto grado con una relación AV de 2:1. La actividad auricular (flechas) y ventricular parecen independientes, ya que los intervalos AV son variables latido a latido.

Nota: Al no disponer de cables esofágicos para neonatos, la obtención de la derivación esofágica se realizó de la siguiente forma: se inserta una sonda gástrica previamente purgada con suero fisiológico que actúa de conductor y sin retirar completamente el fiador metálico, este se conecta a la derivación del ECG. Se va retirando la sonda lentamente hacia el esófago observando el ECG hasta que se logra evidenciar la actividad auricular con la máxima amplitud posible. El trazado esofágico permite observar la actividad auricular amplificada y poder analizarla de forma independiente al QRS. Esto es muy útil en el diagnóstico de determinadas taquicardias supraventriculares o en casos de alteraciones de la conducción, cuando no está clara la relación AV en el ECG de superficie.

(0,76MB).

El BAVC es una manifestación inusual durante el curso de la miocarditis aguda. En un estudio reciente en 31.760 adultos la ocurrencia fue del 1,1%, asociándose a mayor estancia hospitalaria y mortalidad2. En 2014 Anderson et al.3 revisaron el impacto de las arritmias en el pronóstico de la miocarditis pediátrica. De 2.041 pacientes, se produjo un BAVC en el 1,1%, sin asociarse a un peor pronóstico. Parece que el BAVC es más frecuente en la miocarditis aguda fulminante, con una prevalencia entre el 14 y el 71%4,5. El BAVC suele resolverse durante la fase aguda de la miocarditis y la mayoría de los autores concluyen que el BAVC no influye en el resultado final si se administra un tratamiento adecuado.

La afectación cardiovascular es la manifestación extrapulmonar más frecuente en la infección del VRS. El daño miocárdico subclínico, evidenciado por la elevación de la troponina, es frecuente en los casos de bronquiolitis grave. Sin embargo, el VRS es una causa infrecuente de miocarditis clínica, con una prevalencia aproximada del 1,8% total3. Parece que la afectación cardíaca por el VRS tiene predilección por el sistema de conducción. En una revisión de 40casos de BAVC asociado a miocarditis se identificó el VRS en 2 de los 12 casos con un agente causal demostrado (16%), una cifra superior a lo que cabría esperar6. Esposito et al.7 han mostrado que existen alteraciones en la conducción en el Holter en pacientes con bronquiolitis VRS leve-moderada sin signos de miocarditis. Hasta donde sabemos, solo se han notificado 6casos de BAVC relacionado con el VRS (tabla 1)8-12. La mayoría eran niños varones y el BAVC fue permanente en 4 de los casos. Se desconoce si el BAVC es causado por una lesión directa o inmunomediada en el sistema de conducción o si es secundario a la inflamación miocárdica. En nuestro caso el cuadro clínico estuvo dominado por el BAVC, que se desarrolló rápidamente en el curso de la infección por VRS y que precedió a la identificación de la disfunción cardíaca. Además, el BAVC persistió varios meses después de la resolución del episodio de miocarditis.

Tabla 1.

Casos reportados de bloqueo auriculoventricular completo relacionados con infección por VRS

Autor  Año  Edad  Sexo  Clínica de miocarditis  Marcapasos  Resolución del bloqueo  Seguimiento 
Bairan8  1974  3 años  Niño  Sí  Permanente  No  1,5 años 
Giles9  1976  15 años  Niño  Sí  Temporal  Sí, 20 días  5 meses 
Menahem10  1985  3 años  Niño  Sí  No  No  4 años 
Menahem11  2010  3 años  Niño  No  Permanente  No  — 
Karatza12  2017  10 meses  Niño  Noa  No  No  5 años 
Oulego-Erroz (caso actual)  2019  1 mes  Niña  Sí  No  Sí, 3 meses (BAV 1.er grado residual)  9 meses 
a

Niveles normales de troponina y CPK. No disfunción cardiaca en el ecocardiograma. Leve infiltrado linfocítico en la biopsia endomiocárdica consistente con miocarditis limítrofe (criterios de Dallas).

En conclusión, el pediatra debe ser consciente de la posibilidad de que el VRS afecte al sistema de conducción. Una bradicardia inexplicable o prolongada debe alertar de la posibilidad de un bloqueo AV avanzado que puede ocurrir con o sin miocarditis asociada. El diagnóstico y el tratamiento tempranos son esenciales para evitar complicaciones y mejorar el pronóstico. Aunque el BAVC asociado a infecciones puede ser transitorio, en algunos casos puede agravarse y hacerse permanente, por lo que es necesario un seguimiento estrecho.

Bibliografía
[1]
K. Thorburn, C.A. Hart.
Think outside the box: Extrapulmonary manifestations of severe respiratory syncytial virus infection.
Crit Care., 10 (2006), pp. 159
[2]
G.O. Ogunbayo, S.-C. Elayi, L.D. Ha, O. Olorunfemi, A. Elbadawi, D. Saheed, et al.
Outcomes of heart block in myocarditis: A review of 31,760 patients.
Heart Lung Circ., 28 (2019), pp. 272-276
[3]
B.R. Anderson, E.S. Silver, M.E. Richmond, L. Liberman.
Usefulness of arrhythmias as predictors of death and resource utilization in children with myocarditis.
Am J Cardiol., 114 (2014), pp. 1400-1405
[4]
S.-J. Chien, C.-D. Liang, I.-C. Lin, Y.-J. Lin, C.-F. Huang.
Myocarditis complicated by complete atrioventricular block: Nine years’ experience in a medical center.
Pediatr Neonatol., 49 (2008), pp. 218-222
[5]
E.Y. Lee, H.L. Lee, H.T. Kim, H.D. Lee, J.A. Park.
Clinical features and short-term outcomes of pediatric acute fulminant myocarditis in a single center.
Korean J Pediatr., 57 (2014), pp. 489-495
[6]
A.S. Batra, D. Epstein, M.J. Silka.
The clinical course of acquired complete heart block in children with acute myocarditis.
Pediatr Cardiol., 24 (2003), pp. 495-497
[7]
S. Esposito, P. Salice, S. Bosis, S. Ghiglia, E. Tremolati, C. Tagliabue, et al.
Altered cardiac rhythm in infants with bronchiolitis and respiratory syncytial virus infection.
BMC Infect Dis., 10 (2010), pp. 305
[8]
A.C. Bairan, J.D. Cherry, L.F. Fagan, J.E. Codd.
Complete heart block and respiratory syncytial virus infection.
Am J Dis Child., 127 (1974), pp. 264-265
[9]
T.D. Giles, R.S. Gohd.
Respiratory syncytial virus and heart disease. A report of two cases.
JAMA., 236 (1976), pp. 1128-1130
[10]
S. Menahem, E.C. Uren.
Respiratory syncytial virus and heart block—cause and effect?.
Aust N Z J Med., 15 (1985), pp. 55-57
[11]
S. Menahem.
Respiratory syncytial virus and complete heart block in a child.
Cardiol Young., 20 (2010), pp. 103-104
[12]
A.A. Karatza, M. Kiaffas, S. Rammos.
Complete heart block complicating the acute phase of respiratory syncytial virus bronchiolitis.
Pediatr Pulmonol., 52 (2017), pp. E61-E63
Idiomas
Anales de Pediatría

Suscríbase a la newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?