Información de la revista
Vol. 74. Núm. 4.
Páginas 286-288 (Abril 2011)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 74. Núm. 4.
Páginas 286-288 (Abril 2011)
Carta al editor
Acceso a texto completo
Lesiones por mordedura de víbora
Viper-bite injuries
Visitas
...
D. Mata Zubillagaa,��
Autor para correspondencia
usisus@yahoo.es

Autor para correspondencia.
, C. Iglesias Blázqueza, P. Lobo Martínezb, D. Naranjo Vivasb
a Unidad de Cuidados Intensivos Pediátricos, Servicio de Pediatría, Complejo Asistencial Universitario de León, León, España
b Servicio de Pediatría, Complejo Asistencial Universitario de León, León, España
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (2)
Texto completo
Sr. Editor:

La mordedura de serpiente es un cuadro poco frecuente en España, donde residen 5 especies de serpientes venenosas, 3 de la familia de las víboras y 2 de las culebras1. Se trata de un cuadro potencialmente mortal. El grado de afectación depende tanto de la serpiente como del sujeto; los niños, dado su menor tamaño, son los que tienen mayor riesgo de complicaciones y peor pronóstico. El diagnóstico ha de ser temprano y el tratamiento ha de instaurarse lo antes posible. La escasa experiencia de los centros sanitarios en nuestro medio y la falta de una guía de actuación consensuada dificultan el tratamiento de los pacientes afectados.

Presentamos el caso de una niña de 2 años que acudió a urgencias por mordedura de serpiente en el maléolo tibial derecho, ocurrida hacía 90min. Según la familia, la serpiente, de color grisáceo, medía aproximadamente 30cm. En el momento del ingreso en la unidad de cuidados intensivos pediátrica presentaba edema en el dorso de pie con extensión hasta el tobillo, calor local y pulsos pedio y tibial posterior presentes (fig. 1), con dolor a la palpación y movilización. Se apreciaban dos pequeñas incisiones puntiformes separadas 1cm entre sí (fig. 1) en maléolo tibial. Ante la sospecha de mordedura de víbora, se pautó tratamiento antiinflamatorio con ibuprofeno, profilaxis antibiótica con amoxicilina-ácido clavulánico y medidas locales con elevación del miembro y aplicación de frío. Dada la rápida evolución durante la primera hora, con aumento progresivo de la inflamación, que abarcaba la primera y la segunda falanges de los dedos y la pierna hasta la rodilla, y pérdida del pulso pedio, se realizó una valoración conjunta con traumatólogo ante la posibilidad de desarrollar síndrome compartimental. Se decidió pautar dexametasona y adoptar actitud expectante. Durante las siguientes 24h evolucionó favorablemente, sin síntomas sistémicos, con estabilización de la inflamación y aparición de hematomas en el dorso del pie y los dedos (fig. 1). En el momento del alta mostraba mejoría en la inflamación y aumento del hematoma y lesiones petequiales (fig. 2).

Figura 1.

Lesiones en el momento del ingreso y tras 24 horas.

(0,29MB).
Figura 2.

Lesiones en el momento del alta.

(0,1MB).

El diagnóstico de mordedura de serpiente se basa en la sintomatología, tanto local como sistémica, así como en la identificación de la serpiente. Según el tamaño y el tipo de serpiente, cabe esperar un distinto grado de afectación; las serpientes más peligrosas son las más grandes y sus venenos tienen un distinto nivel de actividad. Los 5 tipos de serpiente que habitan en nuestro medio pueden distinguirse a grandes rasgos por su longitud, menor de 75cm en las víboras y mayor en las culebras, y por la posición de sus colmillos, anteriores en las víboras y posteriores en las culebras. Otros rasgos que las diferencian y permiten distinguir la especie a la que pertenecen son las pupilas y la forma de la cabeza, la cola y la región nasal2. Según Persson3, la afectación del paciente se puede clasificar en: grado 0, afectación cutánea, con sólo señales de punción; grado I, cuando presenta reacción inflamatoria local; grado II, cuando la reacción afecta a toda la extremidad y existe clínica general leve, y grado III, cuando sobrepasa la raíz del miembro y la clínica general es moderada o severa, con posible coagulopatía.

No existe uniformidad en el tratamiento que se debe seguir ante una mordedura de serpiente4. En la mayoría de los casos las medidas conservadoras, como el empleo de antiinflamatorios y la elevación del miembro afectado, son suficientes5. No obstante, en ocasiones la reacción local puede llegar a producir síndrome compartimental, tributario de realizar fasciotomía. Otras medidas no estandarizadas son la profilaxis antibiótica, usualmente realizada con amoxicilina-ácido clavulánico, y el uso de corticoides o antihistamínicos cuando la inflamación es importante6. Debe realizarse profilaxis antitetánica en niños no vacunados o con vacunación incompleta.

El suero antiofídico, efectivo frente al veneno de todas las serpientes de nuestro medio, estaría reservado para casos graves con afectación sistémica7, ya que su empleo supone un importante riesgo de reacciones alérgicas graves8. La realización de una prueba intradérmica puede ayudar a preverlas. Asimismo, se han planteado diversas formas de minimizar dicho riesgo, como la administración de corticoides, antihistamínicos o adrenalina subcutánea9,10; esta última es la más eficaz.

Bibliografía
[1]
F.M. Fonseca Aizpurua, E. García Piney, F.J. Nuño Mateo, A. Braña Rodríguez.
Mordedura de víbora.
An Med Interna (Madrid)., 24 (2008), pp. 407-408
[2]
I. Ocio Ocio, A. Zabaleta Rueda, V. Cao Rodríguez, B. Rodríguez Pérez, M. Del Hoyo Moracho, J.I. Montiano.
Controversias en el manejo de la mordedura de víbora en niños.
Bol S Vasco-Nav Pediatr., 40 (2008), pp. 6-11
[3]
H. Persson, S. Irestedt.
A study of 136 cases of adder bite treated in Swedish hospitals during one year.
Acta Med Scand., 210 (1981), pp. 433-439
[4]
B.T. Campbell, J.M. Corsi, C. Boneti, R.J. Jackson, S.D. Smith, E.R. Kokoska.
Pediatric snakebites: lessons learned from 114 cases.
J Pediatr Surg., 43 (2008), pp. 1338-1341
[5]
J.S. Parrilla Parrilla, M. Muñoz Sáez, J.A. Soult Rubio, J. Cano Franco, J.D. López Castilla.
Síndrome compartimental por mordedura de víbora.
An Pediatr (Barc)., 56 (2002), pp. 477-478
[6]
S. García de Castro, X. Vela Fernández.
El manejo de las mordeduras de serpiente en Sudamérica.
Emergencias., 17 (2005), pp. 267-273
[7]
S.R. Offerman, S.P. Bush, J.A. Moynihan, R.F. Clark.
Crotaline fab antivenom for the treatment of children with rattlesnake envenomation.
Pediatrics., 110 (2002), pp. 968-971
[8]
M.C. Martín, M. Bernal, C. Bruna, J.I. Martí.
Suero antiofídico: ¿peor el remedio que la enfermedad?.
Med Intensiva., 22 (1998), pp. 128-153
[9]
A.P. Premawardhena, C.E. De Silva, M.M. Fonseca, S.B. Gunatilake, J.H. De Silva.
Low dose subcutaneous adrenaline to prevent acute adverse reactions to antivenom serum in people bitten by snakes: randomised, placebo controlled trial.
BMJ., 318 (1999), pp. 1041-1043
[10]
Nuchpraryoon I, Garner P. Intervenciones para prevenir reacciones contra el suero antiofídico (Revisión Cochrane traducida). En: La Biblioteca Cochrane Plus, 2008 Número 4. Oxford: Update Software Ltd. Disponible en: http://www.update-software.com.(Traducida de The Cochrane Library, 2008 Issue 3. Chichester: John Wiley & Sons, Ltd.).
Copyright © 2010. Asociación Española de Pediatría
Idiomas
Anales de Pediatría

Suscríbase a la newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?