Información de la revista
Vol. 93. Núm. 1.
Páginas 73-74 (Julio 2020)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 93. Núm. 1.
Páginas 73-74 (Julio 2020)
CARTA AL EDITOR
DOI: 10.1016/j.anpedi.2020.05.001
Open Access
COVID-19: cuarentena, aislamiento, distanciamiento social y confinamiento, ¿son lo mismo?
COVID-19: Quarantine, isolation, social distancing and lockdown: Are they the same?
Visitas
...
Andy Rick Sánchez-Villena
Autor para correspondencia
andysavi92@gmail.com

Autor para correspondencia.
, Valeria de La Fuente-Figuerola
Universidad Privada del Norte, Cajamarca, Perú
Contenido relaccionado
An Pediatr (Barc). 2020;93:57-810.1016/j.anpedi.2020.04.015
Adrián García Ron, Isabel Cuéllar-Flores
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Texto completo
Sr. Editor:

Hemos revisado con gran interés una publicación reciente, la cual brinda información relevante respecto al impacto psicológico del confinamiento en la población infantil debido a la pandemia por el nuevo coronavirus (SARS-Cov-2)1. Dado que en dicho estudio se emplean los conceptos de cuarentena y confinamiento, es necesario discutir brevemente la diferencia entre ambos términos, así como distinguirlos de aislamiento y distanciamiento social, con el propósito de contribuir a su correcto uso entre especialistas de las ciencias de la salud.

Respecto al concepto de cuarentena, hace referencia a la restricción, voluntaria u obligatoria2, del desplazamiento de individuos que han estado expuestos a un potencial contagio y que posiblemente se encuentren infectados3. Durante este tiempo, las personas deben permanecer en un lugar determinado hasta que pase el periodo de incubación de la enfermedad2,4, para lo cual se debe garantizar asistencia médica, soporte psicológico, refugio y alimentación4.

El aislamiento se refiere a la separación física de las personas contagiadas de aquellas que están sanas4. Esta medida resulta efectiva cuando se ha hecho una detección temprana de la enfermedad y se aísla a la persona infectada en un espacio específico, evitando el contacto con los demás.

El distanciamiento social consiste en alejarse de lugares concurridos y restringir la interacción entre las personas tomando cierta distancia física o evitando el contacto directo entre ellas2. Esta medida se implementa cuando en una comunidad existen personas infectadas que, al no haber sido identificadas ni aisladas, pueden seguir transmitiendo la enfermedad4. Por ello, el distanciamiento social implica el cierre de lugares donde hay mayor concentración de personas como escuelas, centros comerciales, sitios para eventos sociales, oficinas, entre otros3.

Por su parte, el confinamiento es una intervención que se aplica a nivel comunitario cuando las medidas mencionadas anteriormente han sido insuficientes para contener el contagio de una enfermedad2. Consiste en un estado donde se combinan estrategias para reducir las interacciones sociales como el distanciamiento social, el uso obligatorio de mascarillas, restricción de horarios de circulación, suspensión del transporte, cierre de fronteras, etcétera4.

En conclusión, todos estos conceptos denotan medidas de contención para evitar la propagación de una enfermedad contagiosa. Sin embargo, la cuarentena se aplica ante la sospecha de que una persona o un grupo de personas están infectadas, mientras que el aislamiento se da cuando se ha confirmado el contagio. Por otro lado, el distanciamiento social significa separarse y mantener un espacio físico determinado entre individuos, en cambio, el confinamiento es un plan de intervención comunitario que implica permanecer refugiado el mayor tiempo posible, bajo nuevas normas socialmente restrictivas.

Ante lo mencionado, se espera que esta carta contribuya a la aclaración y uso apropiado de cada uno de los términos, dada la mención frecuente en revistas científicas por la coyuntura sanitaria.

Bibliografía
[1]
A.G. Ron, I. Cuéllar-Flores.
Impacto psicológico del confinamiento en población infantil y cómo mitigar sus efectos: revisión rápida de la evidencia.
An Pediatr (Barc)., 93 (2020), pp. 57-58
[2]
M. Cetron, J. Landwirth.
Public health and ethical considerations in planning for quarantine.
Yale J Biol Med., 78 (2005), pp. 325-330
[3]
S.K. Brooks, R.K. Webster, L.E. Smith, L. Woodland, S. Wessely, N. Greenberg, et al.
The psychological impact of quarantine and how to reduce it: Rapid review of the evidence.
Lancet., 395 (2020), pp. 912-92010.1016/S0140-6736(20)30460-8
[4]
A. Wilder-Smith, D.O. Freedman.
Isolation, quarantine, social distancing and community containment: Pivotal role for old-style public health measures in the novel coronavirus (2019-nCoV) outbreak.
J Travel Med., 27 (2020), pp. 1-410.1093/jtm/taaa020
Copyright © 2020. Asociación Española de Pediatría
Idiomas
Anales de Pediatría

Suscríbase a la newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

es en
Política de cookies Cookies policy
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here.