Journal Information
Vol. 93. Issue 5.
Pages 279-281 (01 November 2020)
Share
Share
Download PDF
More article options
Vol. 93. Issue 5.
Pages 279-281 (01 November 2020)
EDITORIAL
DOI: 10.1016/j.anpede.2020.05.006
Open Access
Humo de tercera mano y otros retos del control del tabaquismo en población pediátrica
Thirdhand smoke and other challenges of tobacco control in the pediatric population
Visits
...
Cristina Lidón-Moyanoa, Ana Díez-Izquierdoa,b,c, Jose M. Martínez-Sáncheza,
Corresponding author
jmmartinez@uic.es

Autor para correspondencia.
a Grupo de evaluación de determinantes y políticas de la salud, Departamento de Ciencias Básicas, Universidad Internacional de Cataluña, Sant Cugat del Vallès (Barcelona), España
b Sección de Alergia Pediátrica, Neumología Pediátrica y Fibrosis quística, Servicio de Pediatría, Hospital Universitario Vall d’Hebron, Barcelona, España
c Departamento de Pediatría, Hospital Universitario General de Cataluña, Sant Cugat del Vallès (Barcelona), España
Article information
Full Text
Bibliography
Download PDF
Statistics
Tables (1)
Tabla 1. Principales recomendaciones para la reducción en la exposición al humo de tercera mano
Full Text

En España, las políticas de control del tabaco han avanzado mucho en el siglo XXI. De hecho, se ha reducido el consumo de tabaco en el interior de los espacios públicos y centros de trabajo disminuyendo la exposición al humo ambiental del tabaco o humo de segunda mano (HSM) en la población española y mejorando la salud de toda la población1.

Sin embargo, la exposición pasiva al tabaco no se limita exclusivamente al HSM, sino que incluye también el humo de tercera mano (HTM). El HTM es conocido como la combinación de gases y partículas que, tras haber fumado, persisten en las superficies (cojines, alfombras), en el polvo o incluso en el cabello, la piel y la ropa de las personas2,3. Además, los componentes del HTM pueden ser inhalados, ingeridos o incluso absorbidos a través de la piel2.

La exposición al HTM resulta, por lo tanto, particularmente peligrosa en la población pediátrica por diferentes motivos. En primer lugar, los niños después de escuelas o guarderías pasan la mayor parte de su tiempo en los entornos privados (como hogares o coches), sin poder evitar la exposición. Además, existen comportamientos característicos de ciertas etapas pediátricas, como en los lactantes el gateo y el llevarse los objetos de la mano a la boca, que podrían exacerbar la exposición al HTM. Por último, a diferencia de la población adulta, en pediatría, el sistema inmune está en desarrollo, existe una mayor frecuencia respiratoria y la piel es más fina aumentando su riesgo2.

Como la exposición al HTM es un concepto relativamente nuevo, todavía se están estudiando las consecuencias a largo plazo de su exposición. Sin embargo, existe evidencia de que la exposición al HTM aumenta el riesgo de desarrollar síntomas respiratorios, cáncer e incluso incrementa el riesgo de mortalidad asociado2. En lo que a población pediátrica se refiere, existe una creciente evidencia del efecto perjudicial del HTM en las exacerbaciones asmáticas y otras enfermedades respiratorias2.

Por ello, para prevenir la exposición al HTM son necesarias campañas informativas para aumentar la conciencia social sobre los efectos en la salud. La falta de información de la población sobre el HTM obstaculiza la protección de la población pediátrica, mayoritariamente no fumadora, ya que las políticas de control del tabaquismo no incluyen lugares privados como el hogar y los vehículos, donde la exposición al HTM es alta. Esto implica que recae en las personas la decisión de establecer reglas sobre el consumo de tabaco en ambientes privados. En este sentido, datos de 2017 muestran que en España únicamente un 27% de los padres de niños menores de tres años habían oído hablar del HTM, pero, tras proporcionarles una breve información sobre el tema, hasta el 86% de los padres estuvo de acuerdo en que el HTM es perjudicial para sus hijos4. Por ello, la prevención de exposición al HTM debe basarse en incrementar el conocimiento del riesgo de la exposición mediante campañas informativas.

En cuanto a la prevención de la exposición al HTM, especialmente en población pediátrica, se deben tener en cuenta varios factores. En primer lugar, la estrategia más efectiva a nivel poblacional es la creación de ambientes libres de humo, medida que algunos países han puesto en marcha con políticas que favorecen los edificios libres de humo, o la prohibición del consumo de tabaco en vehículos con menores a bordo. En ese sentido, dejar de fumar es la mejor prevención para evitar la exposición al tabaco en todas sus formas (HSM y HTM). En segundo lugar, se debe concienciar a la población del HTM, ya que sus componentes pueden permanecer meses adheridos en las superficies. En tercer lugar, en fumadores, se recomienda la limpieza de manos y cara con jabones ácidos5, e incluso, cambiarse de ropa después de fumar. Estas normas de higiene se deben tener especialmente presentes antes de relacionarse con niños, en particular en los lactantes como por ejemplo en los profesionales que trabajan en los jardines de infancia, ya que al ser sostenidos en brazos por un fumador estarían expuestos a los componentes del HTM adheridos a la ropa, esencialmente si son de lana o algodón, la piel y el pelo del fumador. Además, estas normas se deberían aplicar también en aquellos no fumadores expuestos al HSM. Por otro lado, se debe evitar fumar en los hogares, coches, o en cualquier otro espacio donde la familia pase una gran parte del tiempo, en especial si se trata de espacios cerrados. Esto debe tenerse presente siempre para evitar los componentes del tabaco que quedan adheridos a las superficies que han sido expuestas al humo del tabaco. Por último, en caso de no poder evitar la exposición al HTM dentro de espacios cerrados, sería recomendable tratar de limpiar las superficies expuestas, siendo lo más efectivo la utilización de productos ácidos, como el vinagre5. Sin embargo, esto sería útil en caso de materiales como el mármol, pero no en ciertos tejidos como las alfombras, en los que no se ha encontrado la posibilidad de eliminación completa, por lo que estos tejidos continuarán absorbiendo el HTM5.

El papel de los profesionales sanitarios de atención primaria (AP) es clave para incrementar la conciencia social, así como el conocimiento para disminuir por tanto la exposición al HTM. Durante el seguimiento del paciente pediátrico, se realiza prevención de la exposición al HSM, pudiéndose facilitar recomendaciones para evitar también el HTM. En la tabla 1, y en el tríptico (anexo), se encuentran unas recomendaciones elaboradas por los autores para la disminución de la exposición al HTM en población pediátrica.

Tabla 1.

Principales recomendaciones para la reducción en la exposición al humo de tercera mano

8 recomendaciones para evitar la exposición al Humo de Tercera Mano 
Dejar de fumar es la mejor prevención para evitar la exposición al tabaco en todas sus formas (humo de segunda y de tercera mano). 
La protección completa se consigue con hogares y coches libres de humo.Se debe evitar fumar en hogares, coches o cualquier otro espacio donde la familia pase una gran parte del tiempo, especialmente si se trata de espacios cerrados. 
Si no es posible tener un ambiente libre de humo, en domicilio o coche, se recomienda:• Ventilar con frecuencia.• Limpieza regular de las superficies expuestas con productos ácidos como soluciones diluidas de vinagre blanco (especialmente útil en materiales como el mármol).• Aspirar semanalmente con filtro HEPA (High Efficiency Particulate Air). Los filtros HEPA atrapan partículas de al menos 0,3 micras.• Cambiar las alfombras, los sofás y la ropa de cama que hayan estado expuestos, ya que el humo de tercera mano no se puede eliminar por completo en ese tipo de tejidos 
En fumadores o personas expuestas antes de relacionarse con niños se recomienda:• Limpieza de manos y cara con jabones ácidos.• Cambiarse de ropa (especialmente si se trata de tejidos de lana o algodón). 

En la actualidad, también existen otros desafíos del control del tabaquismo en población pediátrica como el cigarrillo electrónico, el tabaco de liar o la marihuana6. El incremento del vaping (consumo de cigarrillo electrónico) entre adolescentes es preocupante y por ello se debe realizar una anamnesis detallada, principalmente en pacientes adolescentes afectos de enfermedad pulmonar aguda de etiología no filiada, y también un interrogatorio dirigido en las consultas de AP sobre su consumo y riesgos7. En cuanto al tabaco de liar, existe una falsa creencia en la población de que su consumo y exposición es menos perjudicial para la salud, sin embargo, estudios previos han demostrado que no es así, debiendo enfatizarse este hecho en las consultas de AP8.

En conclusión, el papel del pediatra es clave para concienciar a la población sobre temas actuales relacionados con el control del tabaquismo, como son el HTM, el cigarrillo electrónico o el tabaco de liar. Además, en esta editorial los autores facilitamos una tabla con las principales recomendaciones para prevenir la reducción al HTM, así como un tríptico informativo (anexo) para aumentar el conocimiento de los padres acerca de este importante tema de salud pública. Con esto, se espera reducir la exposición al humo ambiental del tabaco en población pediátrica especialmente en hogares y vehículos privados, facilitando una herramienta educativa.

Bibliografía
[1]
Grupo de Trabajo sobre Tabaquismo de la Sociedad Española de Epidemiología. Evaluación de Las Políticas de Control Del Tabaquismo En España (Leyes 28/2005 y 42/2010) Revisión de La Evidencia. 2017.
[2]
A. Díez-Izquierdo, P. Cassanello-Peñarroya, C. Lidón-Moyano, N. Matilla-Santander, A. Balaguer, J.M. Martínez-Sánchez.
Update on thirdhand smoke: A comprehensive systematic review.
[3]
G.E. Matt, P.J.E. Quintana, H. Destaillats, L.A. Gundel, M. Sleiman, B.C. Singer, et al.
Thirdhand tobacco smoke: Emerging evidence and arguments for a multidisciplinary research agenda.
Environ Health Perspect., 119 (2011), pp. 1218-1226
[4]
A. Díez-Izquierdo, P. Cassanello, A. Cartanyà, N. Matilla-Santander, A. Balaguer Santamaria, J.M. Martinez-Sanchez.
Knowledge and attitudes toward thirdhand smoke among parents with children under 3 years in Spain.
Pediatr Res., 84 (2018), pp. 645-649
[5]
J.H. Dreyfuss, Thirdhand Smoke Identified as Potent Enduring Carcinogen.
Cancer J Clin., 60 (2010), pp. 203-204
[6]
A. Díez-Izquierdo, P. Cassanello-Peñarroya, C. Lidón-Moyano, N. Matilla-Santander, A. Balaguer, J.M. Martínez-Sánchez.
Update on thirdhand smoke: A comprehensive systematic review.
Environ Res., 167 (2018), pp. 341-371
[7]
Moreno-Galarraga L. Vaping: los nuevos problemas de una nueva epidemia y la importancia de los pediatras en su prevención. An Pediatr (Barc). 2019. https://doi.org/10.1016/j.anpedi.2019.10.008
[8]
À. Cartanyà-Hueso, C. Lidón-Moyano, M. Fu, R. Perez-Ortuño, M. Ballbè, N. Matilla-Santander, et al.
Comparison of TSNAs concentration in saliva according to type of tobacco smoked.
Copyright © 2020. Asociación Española de Pediatría
Idiomas
Anales de Pediatría (English Edition)

Subscribe to our newsletter

Article options
Tools
es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

es en
Política de cookies Cookies policy
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here.