Publique en esta revista
Información de la revista
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Visitas
0
ORIGINAL
DOI: 10.1016/j.anpedi.2019.10.002
Open Access
Disponible online el 25 de Noviembre de 2019
Validación de la escala simplificada de puntuación de intervenciones terapéuticas (TISS-28) en niños críticamente enfermos
Validation of a Therapeutic Intervention Scoring System (TISS-28) in critically ill children
Visitas
0
Ana Vivanco-Allendea,
Autor para correspondencia
anaviall@hotmail.com

Autor para correspondencia.
, Corsino Reya,b, Andrés Conchaa, Pablo Martínez-Camblorc, Alberto Medinaa,c, Juan Mayordomo-Colungaa,c
a Unidad de Cuidados Intensivos Pediátricos, Hospital Universitario Central de Asturias, Oviedo, Asturias, España
b Unidad de Cuidados Intensivos Pediátricos, Hospital Universitario Central de Asturias, Universidad de Oviedo, Oviedo, Asturias, España
c Hospital Universitario Central de Asturias, Oviedo, España, Universidad Autónoma de Chile, Santiago, Chile
Este artículo ha recibido
0
Visitas

Under a Creative Commons license
Recibido 21 julio 2019. Aceptado 17 octubre 2019
Información del artículo
Resumen
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (3)
Mostrar másMostrar menos
Tablas (3)
Tabla 1. Características de los 935 pacientes analizados
Tabla 2. Valores de las escalas en función de la evolución de los pacientes
Tabla 3. Comparación entre la correlación para el primer día entre la TISS 76 y la TISS 28 de nuestra muestra, con publicaciones previas
Mostrar másMostrar menos
Resumen
Introducción

En el ámbito de los cuidados intensivos, existen numerosas escalas para cuantificar la gravedad de los pacientes. La mayoría de ellas son muy útiles, aunque en ocasiones laboriosas de completar, por lo que su implantación en la práctica habitual es escasa. Una de ellas es la escala de puntuación de intervenciones terapéuticas (TISS 76), que ha sido validada en unidades de adultos y pediátricas. Su versión simplificada y actualizada, la escala simplificada de puntuación de intervenciones terapéuticas (TISS 28), no ha sido validada en unidades pediátricas, siendo este el objetivo del estudio, con idea de disponer de una escala sencilla y rápida.

Material y método

Estudio observacional prospectivo sin intervención, en la Unidad de Cuidados Intensivos Pediátricos (UCIP) de un hospital universitario. Se recogieron datos de 935 pacientes ingresados consecutivamente en la UCIP durante un periodo de 3 años, incluyendo los valores de TISS 76 y TISS 28 de todos durante los 4primeros días de ingreso y la posterior evolución de los pacientes.

Resultados

Los valores medios de TISS 76 y TISS 28 para el primer día de ingreso fueron de 18,27 y de 18,02, respectivamente, siendo más elevados en los pacientes con secuelas o que fallecían. Se encontró muy buena correlación entre la TISS 76 y la 28, con coeficiente de correlación de Pearson y de correlación intraclase> 0,9 (excepto para el segundo día). La ecuación de correlación para los 4días fue: TISS76=–1,74+1,05×TISS28. La TISS 28 fue capaz de explicar el 82,4% de la variabilidad de la TISS 76. El área bajo la curva con un intervalo de confianza del 95% para el primer día fue de 0,80 para la TISS 76 y de 0,76 para la TISS 28.

Conclusiones

Con los resultados obtenidos, la TISS 28 puede reemplazar a la TISS 26 en nuestra UCIP, sin empeorar la información proporcionada. Siendo una escala fiable y más sencilla de aplicar, podría ser útil su aplicación práctica.

Palabras clave:
Escala de puntuación de intervenciones terapéuticas
Escala simplificada de puntuación de intervenciones terapéuticas
Unidad de Cuidados Intensivos Pediátricos
Abstract
Introduction

There are numerous scales in intensive care units that are used to quantify the severity of patients. Most of them are very useful, although sometimes laborious to complete, thus limiting their use in usual practice. One of these scales, the Therapeutic Intervention Scoring System (TISS 76), has been validated in adult and paediatric units. Its simplified and updated version, the Simplified Therapeutic Intervention Scoring System (TISS 28), has not yet been validated in paediatric units. The aim of this study is to validate TISS 28, in order to have a simple and rapid scale.

Material and method

A prospective non-interventional observational study was conducted in a Paediatric Intensive Care Unit (PICU) of a university hospital. Data were collected from 935 consecutive patients admitted to the PICU over a 3-year period. These included the values of TISS 76 and TISS 28 during the first 4days of admission and the subsequent outcome of the patients.

Results

The mean values of TISS 76 and TISS 28 for the first day of admission were 18.27 and 18.02, respectively. Values were higher in patients who had sequelae or died (17.58 versus 27.23 and 37.44, respectively for TISS 76 (P<.01); and 17.51 versus 23.80 and 33.44, respectively for TISS 28 (P<.01).

A very good correlation was found between TISS 76 and TISS 28, with Pearson correlation and intraclass correlation coefficients> 0.9 (except for the 2nd day). The correlation equation for the overall 4 days was: TISS76=- 1.74+1.05×TISS28. TISS 28 was able to explain 82.4% of variability of TISS 76. The area under the curve with a confidence interval (CI) of 95% for the first day was 0.80 (0.73-0.87) for TISS 76, and 0.76 (0.67-0.84) for TISS 28.

Conclusions

On observing the results obtained, TISS 28 can replace TISS 26 in our PICU, without worsening the information provided. Being a reliable scale and easier to apply, its practical application could be useful.

Keywords:
Therapeutic Intervention Scoring System
Simplified Therapeutic Intervention Scoring System
Paediatric Intensive Care Unit
Texto completo
Introducción

La evaluación de la gravedad de los pacientes de una manera objetiva constituye uno de los campos de interés en medicina, sobre todo en el ámbito de la pediatría, puesto que puede resultar complicado debido a las características propias de la infancia1. En los cuidados intensivos pediátricos se utilizan sistemas de clasificación que tratan de cuantificar objetivamente la gravedad global del paciente crítico; la mayoría de ellos proporcionan la gravedad estimando el riesgo de mortalidad basándose en el estado clínico. Por otro lado, existen otros sistemas de clasificación que se basan en las intervenciones terapéuticas, considerando la gravedad de los pacientes en función del número y la complejidad de los procedimientos llevados a cabo en ellos2.

La escala de puntuación de intervenciones terapéuticas (TISS) fue desarrollada en 1974 por Cullen et al.3 y se describió inicialmente como un índice de gravedad de enfermedad. Mide la intensidad de los tratamientos y, en consecuencia, la carga de trabajo de enfermería en la práctica diaria, así como el cálculo del personal de enfermería adecuado para atender a los pacientes. A pesar de que la carga de trabajo se puede evaluar con diversos sistemas3,4, la TISS constituye el más extendido y se ha postulado como el patrón oro internacional para realizar esta medida.

La TISS fue revisada y modificada en 19834 y ha permanecido sin cambios desde entonces. Tiene varias desventajas, como son los problemas de fiabilidad dado el número excesivo de ítems, las diferentes interpretaciones de alguno de ellos y el tiempo necesario para calcularlo, que en manos expertas puede llevar de 2 a 5 min5,6. La TISS 76ha sido validada en varias Unidades de Cuidados Intensivos (UCI), incluyendo UCI pediátricos (UCIP).

En 1996, Miranda et al.6 publicaron una versión simplificada del original, que constaba de 28 ítems, denominada, por este motivo, la escala simplificada de puntuación de intervenciones terapéuticas (TISS 28). Reduce el número de ítems además de aportar especificaciones y guías para ayudar en su aplicación. Completarla lleva alrededor de 2 min, menos que la TISS 76, y resulta menos complicada que la previa.

Se ha encontrado una buena correlación entre la TISS 28 y la TISS 76 en estudios previos realizados únicamente en pacientes adultos, incluyendo el original de Miranda et al.6 en la práctica clínica de UCI en Holanda. Moreno y Morais7 publicaron también resultados de UCI de Portugal y también encontraron buena correlación entre ambas escalas. Sánchez-Velázquez et al.8 comunicaron resultados similares en un estudio multicéntrico en México y Castillo-Lorente et al.9 constataron resultados similares tras un estudio en UCI de España.

El objetivo principal de este estudio fue evaluar la correlación entre la TISS 28 y la TISS 76 en una UCIP de España y la sustitución de la TISS 76 por la TISS 28, dado que los estudios previos se han realizado únicamente en pacientes adultos. El objetivo secundario fue evaluar la correlación entre ambas escalas y la gravedad de los pacientes.

Pacientes y método

Se realizó un estudio prospectivo observacional. La recogida de datos se llevó a cabo entre el 1 de octubre del 2009 y el 1 de octubre del 2012. Se incluyó a todos los pacientes ingresados en la UCIP de un hospital universitario. Los criterios de exclusión fueron: estancia en UCIP menor de 2 h y pacientes ingresados para la realización de procedimientos bajo sedación.

Los datos recogidos incluían: fecha de nacimiento, estancia (días), edad (meses), sexo (hombre/mujer), peso (kg), diagnóstico al alta, tipo de enfermedad (de acuerdo con la clasificación de la Academia Americana de Pediatría10): respiratorio, cardiovascular, neurológico, hemato-oncológico, renal/metabólico/endocrinológico, gastrointestinal, quirúrgico, infeccioso, traumatismo, monitorización, intoxicaciones, sedación, otros. Los tratamientos y las técnicas administrados durante los primeros 4días de ingreso se registraron utilizando las escalas TISS 76 y TISS 28, de manera que se recogieron 4pares de mediciones de cada paciente.

El médico asistencial calculaba ambas escalas TISS diariamente y previamente al alta de los pacientes de la unidad eran revisadas por 2miembros distintos del equipo médico, entrenados en el manejo de dichas escalas.

La evolución de los pacientes se dividió en 3grupos: sin secuelas, con secuelas o fallecidos, basadas en el Pediatric Overall Performance Category11.

Todas las pruebas estadísticas se realizaron utilizando el software www.r-project.org. Las variables continuas son descritas mediante medias y desviaciones típicas; también se exponen los valores medianos, mínimos y máximos. La comparación de variables se realizó mediante la prueba robusta de Welch, en el caso en que fueran normalmente distribuidas, o mediante la prueba no paramétrica de Kruskal-Wallis, en caso contrario. Las variables categóricas fueron descritas mediante frecuencias relativas y absolutas. Se utilizó el test exacto de Fisher para contrastar la independencia entre variables categóricas. El tamaño de las diferencias se midió mediante la odds ratio (OR), comunicando también los límites del intervalo de confianza (IC) al 95% para esta medida cruda y ajustada por posibles factores de confusión cuando se consideró necesario. La OR (cruda y ajustada) se calculó mediante regresión logística. La relación entre las medias de TISS 76 y TISS 28 se estudió mediante regresión lineal simple. Se refieren el coeficiente de correlación de Pearson y el coeficiente de determinación (R2) observados. Así mismo, la consistencia de ambas escalas se estudió mediante los coeficientes de correlación intraclase (CCI) individuales y en promedio. También se proporcionan los respectivos gráficos de dispersión y de Bland-Altman. Los valores de p inferiores a 0,05 fueron considerados estadísticamente significativos. Se calcularon las curvas de rendimiento diagnóstico (ROC), así como el área bajo la curva (AUC). El punto de corte más adecuado fue calculado mediante el índice de Youden.

Para la realización de este estudio se obtuvo la autorización del Comité Ético de Investigación Clínica Regional del Principado de Asturias.

Resultados

Durante el estudio, se recogieron datos de 935 pacientes. Como se puede observar en la tabla 1, existe un predominio de niños (58,9%). La edad mediana fue de 33 meses (rango 0-256). Las alteraciones respiratorias fueron el diagnóstico más frecuente (30,2%). La estancia media fue de 5,25 días. Los valores medios del Pediatric Risk of Mortality III (PRISM III) y del Pediatric Index of Mortality 2 (PIM 2) fueron de 2,8 y 1,36, respectivamente. La mortalidad global en la UCIP fue del 1,9% y la mortalidad hospitalaria correspondiente del 0,2%.

Tabla 1.

Características de los 935 pacientes analizados

  Número  Porcentaje 
Sexo (varón)  542  58,1 
Edad (meses) (mediana±rango)  33 (0-256)   
Diagnóstico al alta
Infeccioso  139  14,9 
Respiratorio  282  30,2 
Quirúrgico  246  26,3 
Neurológico  88  9,4 
Hemato-oncológico  40  4,3 
Cardiológico  22  2,4 
Metabólico/renal  40  4,3 
Gastrointestinal  14  1,5 
Intoxicaciones  0,7 
Trauma  44  4,7 
Monitorización  0,7 
Sedación  0,6 
Valor PRISM III media (DE)  2,80 (4,53)   
Valor PIM 2media (DE)  1,36 (2,43)   
Estancia mediana (días) mediana (rango)  3 (1-92)   
Evolución de los pacientes
Sin secuelas  886  94,6 
Con secuelas  30  30,2 
Fallecimiento  18  1,9 

Los valores medios de la TISS 76 para los 4primeros días de ingreso fueron, respectivamente: 18,27; 14,61; 13,71 y 13,12. Los valores medios para los mismos 4días de la TISS 28 fueron: 18,02; 15,93; 15,26 y 14,78. Los resultados de las diferentes escalas (PRISM III, PIM 2, TISS 76 y TISS 28) en función de la evolución de los pacientes aparecen reflejados en la tabla 2.

Tabla 2.

Valores de las escalas en función de la evolución de los pacientes

  Media  Desviación estándar 
Valor PRISM III (total)  2,80  4,53 
Sin secuelas  2,42  3,50 
Con secuelas  5,17  6,49 
Fallecimiento  17,39  13,05 
Valor PIM 2 (total)  1,36  2,43 
Sin secuelas  1,20  2,04 
Con secuelas  1,95  2,52 
Fallecimiento  8,08  6,80 
Valor TISS 76/valor TISS 28
Primer día  18,27/18,02  7,91/6,91 
Segundo día  14,61/15,93  6,66/9,53 
Tercer día  13,71/15,26  6,61/5,83 
Cuarto día  13,12/14,78  6,66/6,10 
Valor TISS 76/valor TISS 28 primer día (evolución de los pacientes)
Sin secuelas  17,58/17,51  6,76/6,12 
Con secuelas  27,23/23,28  12,26/11,19 
Fallecimiento  37,44/33,44  15,46/11,39 

Se encontró buena correlación entre ambas escalas. El coeficiente de correlación de Pearson para la TISS 76 y la TISS 28 durante los 4primeros días de ingreso fue de 0,912, 0,558, 0,919 y 0,918, respectivamente. La regresión lineal de la TISS 76 frente a la TISS 28 para el primer día de ingreso aparece representada en la figura 1, además de la ecuación de regresión. En la figura 2, se representa el gráfico de Bland-Altman para la TISS 76 y la TISS 28 el primer día de ingreso. El CCI para el primer día fue de 0,90 (IC del 95%: 0,89-0,91). Se encontraron correlaciones similares en el resto de los primeros 4días de ingreso, excepto en el segundo día, en el que la correlación era más pobre, con un CCI de 0,52 (IC del 95%: 0,47-0,57). Se calculó la correlación global para los 4días, obteniéndose un coeficiente de correlación de Pearson para la TISS 76 y la TISS 28 de 0,91, la ecuación de regresión lineal: TISS76=–1,74+1,05×TISS28 (R2 0,824) y un CCI de 0,75 (IC del 95%: 0,74-0,77).

Figura 1.

Regresión lineal de la TISS 76 frente a la TISS 28 para el primer día de ingreso en los 935 pacientes analizados. La ecuación de regresión lineal establecida es T76=–0,53828+104398×T28 (R2 0,832).

(0,1MB).
Figura 2.

Gráfico Bland-Altman para la TISS 76 y la TISS 28 para el primer día de ingreso. El coeficiente de correlación intraclase fue 0,90 (0,89-0,91).

(0,11MB).

La capacidad predictiva obtenida de la TISS 76 para diferenciar a pacientes sin secuelas de aquellos que desarrollaban secuelas o fallecían fue buena y no mejoraba con el paso de los días de ingreso. La capacidad predictiva de la TISS 28 fue similar a la de la TISS 76, sin diferencias estadísticamente significativas. La curva ROC calculada para el primer día de la TISS 76 y la TISS 28 aparece reflejada en la figura 3. El AUC para la TISS 76 durante el primer día fue de 0,803 (0,728-0,872) y para la TISS 28 fue de 0,759 (0,670-0,842). Los valores del punto de corte para diferenciar a pacientes sin secuelas de aquellos que tiene secuelas o que fallecen, para el primer día fueron: para la TISS 76: 27, con una sensibilidad del 55,2% y una especificidad del 90,4%, y para la TISS 28: 24, con una sensibilidad del 58,3% y una especificidad del 87,2%. Se priorizó la especificidad respecto a la sensibilidad en la elección de los puntos de corte.

Figura 3.

Curva ROC de la TISS 76 (línea oscura) y de la TISS 28 (línea clara) del primer día para diferenciar pacientes sin secuelas de aquellos con secuelas y exitus.

(0,07MB).
Discusión

Las escalas de predicción de mortalidad se emplean de manera regular en los cuidados intensivos con objetivo de categorizar tanto a pacientes como a unidades y poder establecer comparaciones entre estas últimas, así como para organizar y gestionar los recursos. Sin embargo, de cara a la toma de decisiones asistenciales, no son una herramienta habitualmente utilizada, siendo este un objetivo para la mejora tanto de las propias escalas como de su utilización por parte de los profesionales. El PRISM III12,13 y el PIM 213-17 son las escalas más utilizadas en UCIP. Las escalas TISS3,4 tienen buena correlación con dichos índices, aunque se basan fundamentalmente en la medida de la carga de trabajo. En primer lugar, se publicó la TISS 763, que ha sido validado en UCI de adultos y en UCIP. La versión simplificada y actualizada, la TISS 284 se ha validado en unidades de adultos, pero no en población pediátrica. Dada la diferencia tanto en tipo y gravedad de enfermedad como de ocupación de camas entre las unidades de adultos y las pediátricas, resulta esencial el validar las escalas en este último tipo de población.

Nuestro estudio ha validado la TISS 28 en una única UCIP para poder utilizar esta escala simplificada y comparar los datos obtenidos con ambas escalas, TISS 76 y TISS 28, con la evolución de los pacientes.

Las puntuaciones obtenidas en ambas escalas durante los primeros 4días de ingreso fueron muy similares: la TISS 76 durante el primer día fue de 18,27 y la TISS 28 para el mismo día, 18,02. Estos datos son similares a los obtenidos en estudios realizados en otros países, como México y Ecuador8. Los siguientes días, los valores de ambas escalas descendieron, aunque seguían siendo bastante similares. Esto significa que no se gana mucha capacidad predictiva a lo largo de los días, y que con los valores obtenidos durante las primeras horas de ingreso, se puede realizar un enfoque bastante aproximado y sacar conclusiones acertadas acerca del pronóstico de los pacientes.

Se encontró muy buena correlación entre ambas escalas. El coeficiente de correlación global calculado combinando los primeros 4días fue de 0,90. Es un buen valor, más elevado que el de 0,85 publicado por Castillo-Lorente et al.9, aunque ligeramente menor que el de 0,93 encontrado tanto por Miranda et al.6 como por Moreno y Morais7 y Sánchez-Velázquez et al.8.

En nuestro estudio, la TISS 28 fue capaz de explicar el 82,4% de la variabilidad de la TISS 76. Este es un porcentaje similar a los publicados en la muestra original en Holanda (86%)6, en México y Ecuador8 (86,4%) y por encima del estudio de las UCI portuguesas7 (72%). La comparación entre nuestros resultados y los referidos en otras publicaciones está reflejada en la tabla 3.

Tabla 3.

Comparación entre la correlación para el primer día entre la TISS 76 y la TISS 28 de nuestra muestra, con publicaciones previas

Publicación  N.°(número de pacientes)  Tipo de UCI (adultos/pediátrica)  Coeficiente de correlación intraclase  Intervalo de confianza(95%)  Porcentaje de variabilidad explicado 
Miranda et al. (1996)  10.000  Adultos  0,93  –  86,0 
Moreno et al. (1997)  1.094  Adultos  0,93  0,83-0,98  72,0 
Castillo-Llorente et al. (1999)  8.838  Adultos  0,85  –  – 
Sánchez-Velázquez et al. (2000)  385  Adultos  0,93  –  86,4 
Vivanco-Allende et al.  935  Pediátrica  0,90  0,89-0,91  83,2 

En nuestra muestra, la diferencia entre la media de las escalas TISS 76 y TISS 28 (diferencia de medias de 0,25 puntos) era menor que en la muestra de los Holanda (diferencia de medias 4,6 puntos)6 y también que en la del estudio realizado en las UCI de Portugal (diferencia de medias 1,3 puntos)7.

La correlación obtenida para los 4primeros días de ingreso fue de 0,90, 0,52, 0,91 y 0,90, respectivamente. No hemos encontrado datos publicados para comparar nuestros resultados dado que los artículos sobre este tema solo recogen valores durante las primeras 24 h de ingreso7,9, o una media de los valores obtenidos durante todo el ingreso, o incluso, en ocasiones, la escala TISS es calculada en el turno previo al alta del paciente de la UCI8.

Es reseñable el hecho de que la correlación del segundo día es baja comparada con la de los otros 3días analizados. En el primer, tercer y cuarto días la correlación es de alrededor del 0,90, mientras que en el segundo desciende a 0,52. No hemos podido comparar nuestros resultados en este aspecto concreto con otros estudios, por las razones ya explicadas previamente, aunque podríamos atribuir este hecho a la falta de algunos ítems en la TISS 28 que estaban presentes en la TISS 76.

En estudios previos6,8, las puntuaciones obtenidas en la TISS 76 y la 28 se utilizaron para clasificar pacientes en 4grupos, dependiendo de la carga de trabajo. Dado que en nuestra muestra los pacientes eran de menor gravedad, los valores de los puntos de corte se establecieron para intentar predecir la evolución del paciente diferenciando entre el grupo de evolución sin secuelas y el grupo de fallecimiento o evolución con secuelas. Esos puntos de corte fueron 27 para la escala TISS 76 y 24 para la TISS 28. Con esos valores, la predicción de la evolución de nuestros pacientes es bastante precisa y acertada. Y más importante aún, conseguimos encontrar un valor de corte de la TISS 28 por debajo del cual no se cometieron errores en la clasificación de los pacientes que fallecieron.

Las limitaciones de nuestro estudio fueron el número reducido de pacientes, nuestra baja tasa de mortalidad y el hecho de que no se trata de un estudio multicéntrico, además de que la recogida de datos finalizó en el 2012, con los sesgos que ello conlleva, dada la rápida evolución de los cuidados intensivos. Por otro lado, 2de las características más criticadas de la TISS 76 no fueron recogidas en el estudio, como son la cantidad de tiempo necesario para calcularlo y la imprecisión en la definición de varios de sus ítems. La fortaleza del estudio radica en que, hasta donde sabemos, se trata del primer estudio sobre la validación de la TISS 28 en una UCIP.

Conclusiones

La TISS 28 aplicada durante las primeras 24 h de ingreso tiene una capacidad predictiva similar a la de la TISS 76, sin que esta capacidad mejore en los días sucesivos. Por lo tanto, se propone la utilización de la TISS 28 durante el primer día de ingreso para la valoración cuantitativa del esfuerzo terapéutico en los niños críticamente enfermos.

Nuestros resultados demuestran que en nuestra población, la TISS 76 puede ser sustituida por la TISS 28 sin que disminuya por ello la información que aporta.

Conflicto de intereses

Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

Bibliografía
[1]
T.S. Yeh, M.M. Pollack, U.E. Ruttimann, P.R. Holbrook, A.I. Fields.
Validation of a physiologic stability index for use in critically ill infants and children.
Pediatr Res, 18 (1984), pp. 445-451
[2]
J.A. Medina Villanueva, A. Vivanco Allende, C. Rey Galán, A. Concha Torre.
Sistemas de valoración de gravedad.
Manual de cuidados intensivos pediátricos., 4.ª ed., pp. 41-51
[3]
D.J. Cullen, J.M. Civetta, B.A. Briggs, L.C. Ferrara.
Therapeutic intervention scoring system: A method for quantitative comparison of patient care.
Crit Care Med, 2 (1974), pp. 57-60
[4]
A.R. Keene, D.J. Cullen.
Therapeutic intervention scoring system: Update 1983.
[5]
J. Mälstam, L. Lind.
Therapeutic intervention scoring system (TISS) —a method for measuring workload and calculating costs in the ICU.
Acta Anaesthesiol Scand, 36 (1992), pp. 758-763
[6]
D.R. Miranda, A. de Rijk, W. Schaufeli.
Simplified Therapeutic Intervention Scoring System: The TISS-28 items —results from a multicenter study.
Crit Care Med, 24 (1996), pp. 64-73
[7]
R. Moreno, P. Morais.
Validation of the simplified therapeutic intervention scoring system on an independent database.
Intensive Care Med, 23 (1997), pp. 640-644
[8]
L.D. Sánchez-Velázquez, M.E. Reyes-Sánchez, D.M. D́Ector Lira, A. González González, M.L. Magdaleno Padilla.
Validación del sistema simplificado de calificación de intervención terapéutica (TISS-28) en población mexicana Estudio multicéntrico.
Rev Asoc Mex Med Crit y Ter Int., 6 (2000), pp. 191-196
[9]
E. Castillo-Lorente, R. Rivera-Fernandez, M. Rodriguez-Elvira, G. Vázquez-Mata.
Tiss 76 and Tiss 28: Correlation of two therapeutic activity indices on a Spanish multicenter ICU database.
Intensive Care Med, 26 (2000), pp. 57-61
[10]
Guidelines for developing admission and discharge policies for the pediatric intensive care unit. American Academy of Pediatrics. Committee on Hospital Care and Section of Critical Care. Society of Critical Care Medicine. Pediatric Section Admission Criteria Task Force.
Pediatrics, 103 (1999), pp. 840-842
[11]
D.H. Fiser.
Assessing the outcome of pediatric intensive care.
J Pediatr, 121 (1992), pp. 68-74
[12]
M.M. Pollack, K.M. Patel, U.E. Ruttimann.
PRISM III: An updated pediatric risk of mortality score.
Crit Care Med, 24 (1996), pp. 743-752
[13]
K.M. Gulla, A. Sachdev.
Illness severity and organ dysfunction scoring in Pediatric Intensive Care Unit.
Indian J Crit Care Med, 20 (2016), pp. 27-35
[14]
A. Slater, F. Shann, G. Pearson.
PIM 2: A revised version of the Paediatric Index of Mortality.
Intensive Care Med, 29 (2003), pp. 278-285
[15]
A. Wolfler, P. Silvani, M. Musicco, I. Salvo, Italian Pediatric Sepsis Study (SISPe) Group.
Pediatric Index of Mortality 2 score in Italy: A multicenter, prospective, observational study.
Intensive Care Med, 33 (2007), pp. 1407-1413
[16]
Imamura T1, S. Nakagawa, R.D. Goldman, T. Fujiwara.
Validation of pediatric index of mortality 2 (PIM2) in a single pediatric intensive care unit in Japan.
Intensive Care Med, 38 (2012), pp. 649-654
[17]
A.L. Fernández, M.P. Arias López, M.E. Ratto, L. Saligari, A. Siaba Serrate, M. de la Rosa, et al.
Validation of the Pediatric Index of Mortality 2 (PIM2) in Argentina: A prospective, multicenter, observational study.
Arch Argent Pediatr, 113 (2015), pp. 221-228

Presentación previa: «Validación del TISS-28 en Cuidados Intensivos Pediátricos». XXV Congreso de la Sociedad Española de Cuidados Intensivos Pediátricos, 13 al 15 de mayo del 2010, Málaga. «Validation of TISS 28 in a Pediatric Intensive Care Unit». 26th Annual Meeting of the European Society of Paediatric and Neonatal Intensive Care, June 10th-13th, 2015, Vilnius, Lituania.

Idiomas
Anales de Pediatría

Suscríbase a la newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

es en
Política de cookies Cookies policy
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here.