Información de la revista
Vol. 95. Núm. 4.
Páginas 280-281 (Octubre 2021)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 95. Núm. 4.
Páginas 280-281 (Octubre 2021)
Imágenes en pediatría
Open Access
Picadura de la araña reclusa
Bite of recluse spider
Visitas
...
Mercedes Sendín-Martín
Autor para correspondencia
mercedessendin@gmail.com

Autor para correspondencia.
, Antonio José Durán-Romero, Julián Conejo-Mir Sánchez, Jose Bernabeu-Wittel
Unidad de Gestión Clínica de Dermatología, Hospital Universitario Virgen del Rocío, Sevilla, España
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (2)
Texto completo

Niña de 5 años de edad que acude a urgencias por fiebre de 48 h de evolución y lesión cutánea en el muslo izquierdo con crecimiento centrífugo. A la exploración presentaba una placa eritematosa indurada con una escara necrótica central (fig. 1). Su madre refería haber encontrado una araña entre las sábanas de la paciente, aportando con su teléfono móvil iconografía de la misma (fig. 2). Se realizaron un estudio analítico urgente que mostró leucocitosis con neutrofilia y un hemocultivo que resultó negativo, decidiéndose el ingreso de la paciente con diagnóstico de celulitis tras picadura de araña reclusa. Fue tratada con antibióticos orales empíricamente, antiinflamatorios y cuidados locales de la herida. Tras el inicio del tratamiento antibiótico desapareció la fiebre, resolviéndose los días siguientes la lesión cutánea, sin dejar cicatriz.

Figura 1.

Imagen de la lesión cutánea en forma de placa anular con escara necrótica central en cara interna del muslo izquierdo de la paciente.

(0,15MB).
Figura 2.

Imagen de la araña encontrada entre las sábanas de la paciente, que aportó su madre mediante su teléfono móvil.

(0,13MB).

Las arañas del género Loxosceles se conocen como arañas reclusas o arañas violinistas debido a la morfología dorsal de su cefalotórax1. Hay más de 130 especies de Loxosceles, con distribución mundial2. Estas arañas causan lesiones necróticas a través de una enzima denominada esfingomielinasa D1. Los síntomas tras la picadura suelen dividirse entre hallazgos locales en el lugar de la picadura, y hallazgos sistémicos como fiebre o náuseas. De forma más infrecuente pueden aparecer efectos potencialmente mortales como la coagulación vascular diseminada o la rabdomiólisis3. No hay métodos diagnósticos específicos, por lo que adquiere gran importancia la sospecha clínica. El tratamiento incluye curas locales de la herida, así como dapsona, corticoides o antídotos (p. ej., fragmentos Fab) en pacientes con síntomas sistémicos o complicaciones asociadas.

Bibliografía
[1]
D.L. Swanson, R.S. Vetter.
Loxoscelism.
Clin Dermatol, 24 (2006), pp. 213-221
[2]
S. Cabrerizo, P.C. Docampo, C. Cari, M. Ortiz de Rozas, M. Díaz, A. de Roodt, et al.
Loxoscelism: Epidemiology and clinical aspects of an endemic pathology in the country.
Arch Argent Pediatr, 107 (2009), pp. 152-159
[3]
H.J. Morales-Moreno, C. Carranza-Rodriguez, L. Borrego.
Cutaneous loxoscelism due to Loxosceles rufescens.
J Eur Acad Dermatol Venereol, 30 (2016), pp. 1431-1432

Ambos autores han contribuido por igual al desarrollo del trabajo.

Copyright © 2021. Asociación Española de Pediatría
Idiomas
Anales de Pediatría

Suscríbase a la newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?