Información de la revista
Vol. 70. Núm. 1.
Páginas 40-44 (Enero 2009)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Visitas
...
Vol. 70. Núm. 1.
Páginas 40-44 (Enero 2009)
Original
Acceso a texto completo
Heliox como fuente de nebulización del tratamiento broncodilatador en lactantes con bronquiolitis
Heliox-driven bronchodilator nebulization in the treatment of infants with bronchiolitis
Visitas
...
C. Iglesias Fernández??
Autor para correspondencia
cristinaif@hotmail.com

Autor para correspondencia.
, B. Huidobro Fernández, C. Míguez Navarro, M. Guerrero Soler, P. Vázquez López, R. Marañón Pardillo
Sección de Urgencias de Pediatría, Hospital General Universitario Gregorio Marañón, Madrid, España
Información del artículo
Resumen
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Tablas (3)
Tabla 1. Evolución clínica tras el tratamiento, general y según edad y escala de gravedad
Tabla 2. Necesidad de ingreso y de acudir después a urgencias tras el tratamiento, totales y según edad y escala de gravedad
Tabla 3. Número de aerosoles necesarios, según edad y escala de gravedad
Mostrar másMostrar menos
Resumen
Introducción

el heliox es una mezcla gaseosa de oxígeno y helio que favorece el flujo laminar y diminuye la resistencia de las vías aéreas y el trabajo respiratorio. Nuestro objetivo es valorar su eficacia como fuente de nebulización de salbutamol o adrenalina en lactantes con bronquiolitis moderada-grave.

Pacientes y método

se realizó un estudio prospectivo observacional con intervención controlado y aleatorizado, en el que se incluyó a 96 lactantes con primer episodio de bronquiolitis moderada o severa tratados en el servicio de urgencias. Los pacientes fueron aleatorizados en dos grupos. En uno se utilizó oxígeno al 100% (grupo control) y en el otro, heliox (70% de helio y 30% de oxígeno) como fuente de nebulización del tratamiento broncodilatador. Se realizaron controles clínicos de frecuencia cardíaca, frecuencia respiratoria y saturación arterial de oxígeno y se aplicaron escalas clínicas de gravedad antes y después del tratamiento. Se registró la necesidad de ingreso y visitas a urgencias en las siguientes 72h.

Resultados

no se hallaron diferencias estadísticamente significativas entre ambos grupos, excepto en el número de aerosoles necesarios en el subgrupo de pacientes con bronquiolitis severa, que fue menor en el grupo de pacientes en que se utilizó el heliox como fuente de nebulización.

Conclusiones

según nuestro estudio, el heliox, utilizado como fuente de nebulización del tratamiento broncodilatador, no es un tratamiento útil en pacientes con bronquiolitis.

Palabras clave:
Heliox
Bronquiolitis
Nebulización
Broncodilatadores
Lactante
Abstract
Introduction

Heliox is a helium-oxygen mixture which improves laminar flow and decreases airway resistance and the work of breathing. The aim of this study was to assess the effects of salbutamol or epinephrine nebulization driven by heliox in infants with moderate-to-severe bronchiolitis.

Materials and methods

This prospective, observational, interventional, controlled and randomized study included ninety-six children who came to our pediatric emergency department with first episode of moderate-to-severe bronchiolitis. The patients were randomized to receive salbutamol or epinephrine nebulized with either oxygen (control group) or heliox (70% helium and 30% oxygen) as the driving gas. Heart rate, respiratory rate, pulse oximetry oxygen saturation and clinical score were measured before and after the treatment period. We also reported hospitalization rates and the number of patients who returned to the emergency department in the following seventy two hours.

Results

There were no significant differences between both groups. The only statistically significant difference was that, in the heliox group, patients with severe bronchiolitis needed a lower number of nebulizations than infants in the control group.

Conclusions

According to our study, heliox-driven salbutamol or epinephrine is not an effective therapy in patients with acute bronchiolitis.

Keywords:
Heliox
Bronchiolitis
Nebulization
Bronchodilator
Infant
Texto completo
Introducción

La bronquiolitis es la infección respiratoria de vías aéreas inferiores más frecuente y una de las causas más frecuentes de hospitalización en los lactantes menores de 12 meses1,2. La causa más frecuente en época epidémica es el virus respiratorio sincitial (VRS)2. El tratamiento de la bronquiolitis se ha modificado poco a lo largo de los años, no existen tratamientos farmacológicos que hayan demostrado su eficacia y, en muchos casos, la estrategia terapéutica empleada carece de evidencias3,4. El uso de broncodilatadores en esta patología continúa siendo controvertido3,4.

Recientemente se han publicado estudios que señalan que el el heliox es útil como fuente de nebulización del tratamiento broncodilatador en crisis asmáticas moderadas o graves5–8, porque favorece la llegada y el depósito de las partículas a la vía aérea9–12. Sería de gran utilidad clínica hallar un vehículo adecuado que favoreciera la llegada de la medicación inhalada a la vía aérea de pequeño calibre en la bronquiolitis, lo cual podría modificar la estrategia terapéutica en esta patología de forma notable.

El objetivo de nuestro estudio es comparar heliox y oxígeno como fuente de nebulización de salbutamol o adrenalina en lactantes que acuden al servicio de urgencias con bronquiolitis moderada-grave.

Pacientes y método

Se realizó un estudio prospectivo observacional con intervención, controlado y aleatorizado entre octubre de 2006 y enero de 2007. Los criterios de inclusión fueron: lactantes menores de 15 meses con primer episodio de bronquiolitis moderada o grave (según la escala clínica de Wood-Downes modificada por Ferres), tratados con salbutamol o adrenalina en el servicio de urgencias pediátricas de nuestro hospital en ese periodo. Los criterios de exclusión fueron: pacientes prematuros de edad gestacional<36 semanas y los pacientes con enfermedad pulmonar o cardíaca de base. Se obtuvo un consentimiento verbal de la familia para la inclusión de los pacientes en el estudio. Se aplicó el tratamiento broncodilatador según el protocolo de nuestro hospital: dos aplicaciones de salbutamol inhalado, a dosis de 0,03ml/kg (mínimo, 0,25ml; máximo 1ml), vehiculizado con oxígeno con intervalos de 20min entre las aplicaciones, seguido de una tercera administración de salbutamol, a igual dosis, o adrenalina a dosis de 0,1ml/kg (máximo, 0,5ml), en caso de no objetivarse respuesta al salbutamol, con aspiración de secreciones previa al tratamiento. Se realizó test rápido inmunocromatográfico de detección de VRS Binax NOW® y cultivo de secreciones para virus respiratorios. La aleatorización de los grupos se realizó mediante programa informático EPIDAT 3.1.

Se administró heliox (70% helio y 30% oxígeno) como fuente de nebulización del tratamiento broncodilatador, a flujos de 9-12 lpm mediante mascarilla reservorio de no reinhalación parcial, y en el resto se nebulizó con oxígeno al 100% a 9 lpm. Se realizó monitorización continua de la saturación de oxígeno (SatO2) y se administró oxígeno suplementario mediante gafas nasales en los pacientes que presentaban Sat O2<92%.

Los criterios de ingreso fueron: afección del estado general, imposibilidad para la alimentación (ingesta<50% de la previa), dificultad respiratoria importante, SatO2<93% sin oxígeno suplementario o puntuación de Wood-Downes >4.

El control de la eficacia del tratamiento se realizó aplicando escalas clínicas de gravedad antes y 20min después del tratamiento (escala de Wood-Downes modificada por Ferrés para la valoración de la bronquiolitis), y se consideró eficaz una disminución de 2 puntos en dicha escala; también se valoró la SatO2, el número de aerosoles necesarios y la necesidad de ingreso o de acudir nuevamente a urgencias en las siguientes 72h.

Se realizó estudio estadístico de los resultados obtenidos mediante el programa estadístico SPSS 12.0, empleando el test de la t de Student para variables cuantitativas, el de la χ2 para variables cualitativas y la prueba de Mann-Whitney como prueba no paramétrica; se consideró significativo un valor de p<0,05.

Resultados

De los 96 pacientes estudiados, 64 (66,7%) eran varones y 32 (33,3%), mujeres con edades comprendidas entre los 15 días y los 14 meses, con una media±desviación típica de 4,65±3,1 meses y una mediana de 4 meses. De los 96 pacientes, 72 (75%) presentaban bronquiolitis moderada y 24 (25%), bronquiolitis grave según la escala de gravedad de Wood-Downes modificada por Ferrés, con una media en la puntuación de gravedad de 6,59±1,41. El test rápido para VRS fue positivo en el 70% de los pacientes. El 52% de los pacientes había recibido previamente a su llegada a urgencias otros tratamientos (salbutamol inhalado, corticoides inhalados o sistémicos o antibióticos). De los 96 pacientes estudiados, en 48 (50%) se utilizó heliox (70% helio y 30% oxígeno) como fuente de nebulización del tratamiento broncodilatador, y en el resto (50%) se nebulizó con oxígeno al 100%. Ambos grupos eran comparables en cuanto a edad, sexo, positividad o negatividad del VRS, gravedad de la crisis, medicación recibida y el haber recibido o no tratamientos antes de acudir a urgencias. Un 33% de los pacientes precisaron ingreso a pesar del tratamiento. De los lactantes dados de alta, el 25% acudió nuevamente a urgencias, y de ellos, un 32% precisó ingreso.

Se comparó el heliox como fuente de nebulización del tratamiento frente a oxígeno, y no se hallaron diferencias estadísticamente significativas en la escala de gravedad, la frecuencia respiratoria, la frecuencia cardíaca y la SatO2 antes y espués de la intervención (tabla 1). También se valoró la necesidad de ingreso o de acudir nuevamente a urgencias, y no hubo diferencias entre ambos grupos (tabla 2).

Tabla 1.

Evolución clínica tras el tratamiento, general y según edad y escala de gravedad

Click Here To View Stripin

  Pretratamiento, media  Postratamiento, media 
Puntuación de gravedad
O2  6,5  4,3  0,588 
Heliox  6,7  4,2   
Frecuencia respiratoria (rpm)
O2  53,8  43  0,627 
Heliox  56  46,2   
Frecuencia cardíaca (lpm)
O2  159  168  0,38 
Heliox  155,8  169   
Saturación (%)
O2  94,9  95,2  0,57 
Heliox  96,1  96   
Puntuación de gravedad
Edad⩽3 meses
O2  6,7  4,3  0,864 
Heliox  6,7  4,2   
Edad >3 meses
O2  6,4  4,1  0,523 
Heliox  6,7  4,1   
Score⩽7
O2  5,4  3,9  0,624 
Heliox  5,3  4,1   
Score>7
O2  7,9  4,2  0,561 
Heliox  7,9  4,1   
Frecuencia respiratoria (rpm)
Edad⩽3 meses       
O2  57,5  45  0,437 
Heliox  55  46   
Edad > 3 meses
O2  53,8  43  0,927 
Heliox  56  46,2   
Score⩽7
O2  49  43  0,261 
Heliox  49,5  47   
Score>7
O2  59  45  0,879 
Heliox  61  47   
Tabla 2.

Necesidad de ingreso y de acudir después a urgencias tras el tratamiento, totales y según edad y escala de gravedad

Click Here To View Stripin

  O2, %  Heliox, % 
Ingresos  34  32,7  0,529 
Visita a urgencias en las siguientes 7212,8  20,4  0,233 
Ingreso en las siguientes 724,3  8,2  0,359 
Ingresos
Edad⩽3 meses  27,8  37  0,748 
Edad>3 meses  37,9  27,3  0,552 
Score⩽7  16  27,3  0,48 
Score>7  54,5  37  0,259 
Visita a urgencies en las siguientes 72     
Edad⩽3 meses  22,2  22,2 
Edad>3 meses  6,9  18,2  0,383 
Score⩽7  27,3  0,123 
Score>7  18,2  14,8  1 
Ingreso en las siguientes 72     
Edad⩽3 meses  5,6  7,4 
Edad>3 meses  3,4  9,1  0,571 
Score⩽7  9,1  0,593 
Score>7  4,5  7,4 

Se dividieron los grupos de estudio en dos subgrupos según edad (menores de 3 meses frente a mayores de 3 meses) y según puntuación de gravedad (bronquiolitis moderada frente a grave), y tampoco hubo diferencias estadísticamente significativas (tablas 1 y 2) excepto en el número de aerosoles necesarios en el subgrupo de pacientes con bronquiolitis grave, que fue menor en el grupo de pacientes en quienes se utilizó el heliox como fuente de nebulización (tabla 3).

Tabla 3.

Número de aerosoles necesarios, según edad y escala de gravedad

Click Here To View Stripin

  O2  Heliox 
Total  3,3±0,6  2,6±0,9  0,071 
Edad⩽3 meses  2,5±1  2,44±0,9  0,781 
Edad>3 meses  2,48±1,1  2,45±0,8  0,851 
Score⩽7  2±1  2,36±0,9  0,166 
Score>7  3,05±0,7  2,52±0,8  0,03 

Los datos expresan la media±desviación típica.

No se objetivó ningún efecto secundario de la medicación en el grupo de pacientes a quienes se nebulizó el tratamiento con heliox.

Discusión

El heliox es una mezcla gaseosa que se compone de helio y oxígeno y se ha utilizado desde 193413, en afecciones obstructivas de vía aérea tanto superior como inferior14–17. El helio es un gas noble de muy bajo peso específico, lo cual le confiere escasa densidad, y de ahí surgen sus posibilidades terapéuticas, ya que, por sí mismo, no posee propiedades antiinflamatorias o broncodilatadoras18–20. Al sustituir el nitrógeno del aire inspirado por helio, que tiene una densidad 7 veces menor, se obtiene una mezcla gaseosa con menor densidad que el aire ambiente, disminuye el número de Reynolds y el flujo es más laminar14,18,19. Esto hace que disminuya la resistencia de la vía aérea y se reduzca el trabajo respiratorio del paciente18,20.

El heliox, según la literatura, es un tratamiento eficaz para pacientes con enfermedad de vía aérea superior21–27 y pacientes asmáticos28,29. En la bronquiolitis se produce una afección heterogénea de la vía aérea, aunque más marcada en las vías aéreas de menor calibre. En esta enfermedad, los resultados de los estudios han resultado contradictorios. Existen diversos estudios que corroboran su eficacia al utilizarlo como tratamiento, en vez de broncodilatadores, pues disminuye la puntuación de gravedad en las escalas clínicas y el trabajo respiratorio30–32. Sin embargo, otros estudios no demuestran diferencias entre pacientes tratados con heliox y un grupo control que recibía tratamiento convencional33,34. Las diferencias de eficacia y necesidad de ventilación mecánica entre estudios pueden deberse al momento de inicio del tratamiento con heliox y la gravedad de la insuficiencia respiratoria.

Recientemente se han publicado diversos estudios que corroboran la eficacia del heliox como fuente de nebulización de diversos medicamentos, ya que favorece la llegada y el depósito de las partículas en los pulmones respecto a las clásicas fuentes de nebulización, el aire y el oxígeno9–12. Diversas publicaciones han comprobado este efecto en pacientes con crisis asmáticas moderadas o graves. En varios estudios se ha demostrado la mejoría clínica y espirométrica de los pacientes a los que se nebulizó el tratamiento broncodilatador habitual con heliox, respecto a los pacientes a los que se nebulizó con oxígeno5–8; la diferencia con nuestro estudio puede explicarse, en parte, porque en el asma se afecta vía aérea de mayor calibre que en la bronquiolitis, en la que el heliox puede ser más efectivo. Además, en la mayoría de esos estudios el heliox se aplica en nebulización continua y no únicamente como fuente de nebulización del tratamiento broncodilatador.

No hemos encontrado estudios previos en los que se compare la eficacia del heliox como fuente de nebulización del tratamiento broncodilatador en lactantes con bronquiolitis. Según nuestro estudio no hay diferencias significativas entre los pacientes a los que se aplicó el protocolo de tratamiento habitual de bronquiolitis aguda de nuestro hospital (tres aplicaciones de salbutamol inhalado vehiculizado con oxígeno, seguidos, en caso de no haber mejoría, de un aerosol de adrenalina nebulizada con oxígeno) y los pacientes a los que se nebulizó el mismo tratamiento con heliox (70/30) con un flujo de 9 lpm. Tampoco encontramos diferencias significativas al subdividir los grupos de pacientes por edad (menores de 3 meses y mayores de 3 meses) ni según gravedad (bronquiolitis moderadas o graves). Estos resultados difieren de los encontrados por Martinón et al32, aunque estas diferencias pueden explicarse, en parte, por el hecho de que en el estudio realizado por ellos el heliox se administra de forma continua, y en nuestro estudio solamente se utiliza como fuente de nebulización, de modo que los efectos más beneficiosos del heliox pudieran ponerse de manifiesto con una aplicación más prolongada32.

Sí encontramos diferencias en el número de aerosoles necesarios en el subgrupo de pacientes con bronquiolitis grave; en el grupo de pacientes nebulizados la medicación con heliox fue menor (2,52 frente a 3,02 en el grupo nebulizado con oxígeno), pero no consideramos relevante este resultado desde el punto de vista clínico, ya que no parece que pueda influir en la forma de actuación en esta patología.

Como limitaciones de nuestro estudio, podemos destacar que no es a doble ciego y que el protocolo de actuación es el mismo que se utilizaba en la práctica diaria de nuestro hospital, ya que este estudio se matizó previamente a la publicación de la guía clínica de la AAP en octubre de 2006 en Pediatrics4.

Por lo tanto, podemos concluir que, a pesar de que según la literatura el heliox podría ser eficaz en pacientes con bronquiolitis al usarse como fuente de nebulización del tratamiento broncodilatador por favorecer la llegada y el depósito de las partículas medicamentosas, según nuestro estudio no es eficaz y no constituye una alternativa más eficaz que el oxígeno como fuente de nebulización del tratamiento habitual.

Serían necesarios más estudios acerca de este tema para contrastar estos resultados, ya que es el primer estudio de estas características realizado en pacientes con bronquiolitis.

Bibliografia
[1]
M.L. Everard.
Bronchiolitis. Origins and optimal management.
Drugs., 49 (1995), pp. 885-896
[2]
A.K. Leung, J.D. Kellner, H.D. Davies.
Respiratory syncytial virus bronchiolitis.
J Natl Med Assoc., 97 (2005), pp. 1708-1713
[3]
F. Martinón-Torres, A. Rodríguez Núñez, J.M. Martinón Sanchez.
Bronquiolitis aguda: evaluación del tratamiento basado en la evidencia.
An Esp Pediatr., 55 (2001), pp. 345-354
[4]
Subcommittee on Diagnosis and Management of Bronchiolitis.
Diagnosis and management of bronchiolitis.
Pediatrics., 118 (2006), pp. 1774-1793
[5]
I.K. Kim, E. Phrampus, S. Venkataraman, R. Pitetti, A. Saville, T. Corcoran, et al.
Helium/oxygen-driven albuterol nebulization in the treatment of children with moderate to severe asthma exacerbations: a randomized, controlled trial.
Pediatrics., 116 (2005), pp. 1127-1133
[6]
D.L. Lee, C.W. Hsu, H. Lee, H.W. Chang, Y.C. Huang.
Beneficial effects of albuterol therapy driven by heliox versus by oxygen in severe asthma exacerbation.
Acad Emerg Med., 12 (2005), pp. 820-827
[7]
J. Kress, I. Noth, B. Gehlbach, N. Barman, A. Pohlman, A. Miller, et al.
The utility of albuterol nebulized with heliox during acute asthma exacerbations.
Am J Respir Crit Care Med., 165 (2002), pp. 1317-1321
[8]
I.K. Kim, A.L. Savilla, K.L. Sikes, T.E. Corcoran.
Heliox-driven albuterol nebulization for asthma exacebartions. An overview.
Respir Care., 51 (2006), pp. 613-618
[9]
T. Corcoran, S. Gamard.
Development of drug aerosol delivery with helium oxygen gas mixtures.
J Aerosol Med., 17 (2004), pp. 299-309
[10]
M. Anderson, M. Svartengren, G. Bylin, K. Philipson, P. Camner.
Deposition in asthmatics of particles inhaled in air or in helium-oxygen.
Am Rev Respir Dis., 147 (1993), pp. 524-528
[11]
D. Hess, F. Acosta, R. Ritz, R. Kacmarek, C. Camargo.
The effect of heliox on nebulizer function using a beta-agonist bronchodilator.
Chest., 115 (1999), pp. 184-189
[12]
J.P. Piva, S.S. Menna Barreto, F. Zelmanovitz, S. Amantea, P. Cox.
Heliox versus oxygen for nebulized aerosol therapy in children with lower airway obstruction.
Pediatr Crit Care Med., 3 (2002), pp. 6-10
[13]
A. Barach.
The use of helium in the treatment of asthma and obstructive lesions in the larynx and trachea.
Ann Intern Med., 9 (1935), pp. 739-765
[14]
V.K. Gupta, I.M. Cheifetz.
Heliox administration in the pediatric intensive care unit: an evidence-based review.
Pediatr Crit Care Med., 6 (2005), pp. 204-211
[15]
T.R. Myers.
Use of heliox in children.
Respir Care, 51 (2006), pp. 619-631
[16]
J.W. Berkenbosch, R.E. Grueber, G.R. Graff, J.D. Tobias.
Patterns of helium-oxygen (heliox) usage in the critical care environment.
J Intensive Care Med., 19 (2004), pp. 335-344
[17]
J.B. Fink.
Opportunities and risks of using heliox in your clinical practice.
Respir Care., 51 (2006), pp. 651-660
[18]
A. Rodríguez Núñez, J.M. Martinón Sánchez, F. Martinón Torres.
Gases medicinales: oxígeno y heliox.
An Pediatr. (Barc), 59 (2003), pp. 74-81
[19]
A.M. Ho, P.W. Dion, M.K. Karmakar, D.C. Chung, B.A. Tay.
Use of heliox in critical upper airway obstruction. Physical and physiologic considerations in choosing the optimal helium: oxygen mix.
Resuscitation., 52 (2002), pp. 297-300
[20]
D.R. Hess, J.B. Fink, S.T. Venkataraman, I.K. Kim, T.R. Myers, B.D. Tano.
The history and physics of heliox.
Respir Care., 51 (2006), pp. 608-612
[21]
K.M. Connolly, W.F. McGuirt Jr.
Avoiding intubation in the injured subglottis: the role of heliox therapy.
Ann Otol Rhinol Laryngol., 110 (2001), pp. 713-717
[22]
K.J. Kemper, R.H. Ritz, M.S. Benson, M.S. Bishop.
Helium-oxygen mixture in the treatment of postextubation stridor in pediatric trauma patients.
Crit Care Med., 19 (1991), pp. 356-359
[23]
C.A. Terregino, S.J. Nairn, M.E. Chansky, J.E. Kass.
The effect of heliox on croup: a pilot study.
Acad Emerg Med., 5 (1998), pp. 1130-1133
[24]
J.E. Weber, C.R. Chudnofsky, J.G. Younger, G.L. Larkin, M. Boczar, M.D. Wilkerson, et al.
A randomized comparison of helium-oxygen mixture (Heliox) and racemic epinephrine for the treatment of moderate to severe croup.
Pediatrics., 107 (2001), pp. E96
[25]
D.A. Rodeberg, A.J. Easter, M.A. Washam, T.A. Housinger, D.G. Greenhalgh, G.D. Warden.
Use of a helium-oxygen mixture in the treatment of postextubation stridor in pediatric patients with burns.
J Burn Care Rehabil., 16 (1995), pp. 476-480
[26]
A.H. Grosz, I.N. Jacobs, C. Cho, G.J. Schears.
Use of helium-oxygen mixtures to relieve upper airway obstruction in a pediatric population.
Laryngoscope., 111 (2001), pp. 1512-1514
[27]
C. Iglesias Fernández, J. López-Herce Cid, S. Mencía Bartolomé, M.J. Santiago Lozano, R. Moral Torrero, A. Carrillo Alvarez.
Eficacia del tratamiento con heliox en niños con insuficiencia respiratoria.
An Pediatr. (Barc), 66 (2007), pp. 240-247
[28]
T.M. Kudukis, C.A. Manthous, G.A. Schmidt, J.B. Hall, M.E. Wylam.
Inhaled helium-oxygen revisited: effect of inhaled helium-oxygen during the treatment of status asthmaticus in children.
J Pediatr., 130 (1997), pp. 217-224
[29]
J.E. Kass, C.A. Terregino.
The effect of heliox in acute severe asthma: a randomized controlled trial.
Chest., 116 (1999), pp. 296-300
[30]
G. Hollman, G. Shen, L. Zeng, R. Yngsdal-Krenz, W. Perloff, J. Zimmerman, et al.
Helium-oxygen improves Clinical Asthma Scores in children with acute bronchiolitis.
Crit Care Med., 26 (1998), pp. 1731-1736
[31]
G. Cambonie, C. Milesi, S. Fournier-Favre, F. Counil, S. Jaber, J.C. Picaud, et al.
Clinical effects of heliox administration for acute bronchiolitis in young infants.
Chest., 129 (2006), pp. 676-682
[32]
F. Martinón Torres, A. Rodríguez Núñez, J.M. Martinón Sánchez.
Heliox therapy in infants with acute bronchiolitis.
Pediatrics., 109 (2002), pp. 68-73
[33]
J.M. Liet, B. Millote, M. Tucci, S. Laflammme, J. Hutchison, D. Creery, Canadian Critical Care Trials Group, et al.
Noninvasive therapy with helium-oxygen for severe bronchiolitis.
J Pediatr., 147 (2005), pp. 812-817
[34]
M.F. Gross, R.M. Spear, B.M. Peterson.
Helium-oxygen mixture does not improve gas exchange in mechanically ventilated children with bronchiolitis.
Crit Care., 4 (2000), pp. 188-192
Copyright © 2007. Asociación Española de Pediatría
Idiomas
Anales de Pediatría

Suscríbase a la newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?