Publique en esta revista
Información de la revista
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Carta al Editor
DOI: 10.1016/j.anpedi.2019.11.006
Open Access
Disponible online el 7 de Enero de 2020
Utilización rápida y segura de los autoinyectores de adrenalina. ¡Tenemos un problema!
Rapid and safe use of adrenaline auto-injectors: We have a problem!
Visitas
...
Carlos García-Magán
Autor para correspondencia
carlos.garcia.magan@sergas.es

Autor para correspondencia.
, José María Giráldez Montero, José Domingo Moure-González, Antonio Rodríguez-Núñez
Servicio de Pediatría, Complexo Hospitalario Universitario de Santiago de Compostela, Santiago de Compostela, La Coruña, España
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (2)
Texto completo
Sr. Editor:

La anafilaxia es una reacción alérgica grave, de instauración brusca y potencialmente mortal, por lo que debe tratarse de inmediato con adrenalina intramuscular en cualquier ámbito y bien sea por el propio paciente (autoinyección) u otra persona. Simultáneamente debe alertarse a los servicios de emergencias ya que toda reacción anafiláctica debe ser valorada por personal sanitario1,2.

Los dispositivos automáticos que permiten la administración de la adrenalina por vía intramuscular de forma rápida y segura por parte del propio paciente (incluso niños pequeños) o sus familiares o acompañantes, han supuesto un avance terapéutico significativo que cada vez es más utilizado, incluso por personal sanitario.

Si bien se trata de sistemas de administración intramuscular sencillos, bien diseñados y fáciles de utilizar, tanto los pacientes como los familiares (y el personal sanitario) precisan una breve instrucción y práctica para ser capaces de aplicarlos de forma eficaz y segura. Para ello se dispone de simuladores que reproducen los dispositivos reales y permiten la práctica repetitiva sin riesgos.

La estandarización de los autoinyectores de modo que su aspecto y funcionamiento fuera similar con independencia del fabricante, sería de gran utilidad para los pacientes y profesionales, tanto de cara al reconocimiento de los dispositivos como al entrenamiento en su uso, que podría ser más intuitivo y directo.

Sin embargo, actualmente existen comercializados en España 4 formatos distintos de dispositivos para administración de adrenalina en pluma precargada, cada uno de ellos con sus peculiaridades y modo de empleo específicos (figs. 1 y 2). Es posible que en el futuro se comercialicen otros, a su vez diferentes.

Figura 1.

Ejemplo de autoinyectores de adrenalina con capuchón de seguridad en extremo contrario a la aguja.

(0,11MB).
Figura 2.

a) Autoinyector de adrenalina con capuchón de seguridad en el extremo donde se encuentra la aguja. b) Autoinyector de adrenalina con capuchón de seguridad en ambos extremos.

(0,07MB).

Así, 2 de los dispositivos presentan un capuchón de seguridad en el extremo contrario a la aguja (fig. 1), otro presenta el capuchón de seguridad en el extremo de la aguja (fig. 2a), y otro tiene un capuchón de seguridad en ambos extremos (fig. 2b).

Por otro lado, en los últimos meses se ha producido la retirada del mercado de uno de dichos dispositivos, que añadido a problemas de suministros de los otros autoinyectores, está obligando a los pacientes a cambiar el dispositivo que ya conocen por otro distinto, con el consiguiente riesgo de error en su utilización. Así, está descrito que cuando se cambia de autoinyector sin un entrenamiento previo puede haber una diferencia en las tasas de éxito de hasta un 50%3.

Los problemas derivados de la presencia en el mercado de diversos autoinyectores, con aspecto y modos de aplicación distintos, deben ser conocidos por los pediatras, y reconocidos por las autoridades sanitarias. Es nuestra responsabilidad conocer el manejo seguro de los autoinyectores (se ha observado que muchos residentes no saben cómo usarlos)4, y enseñar a los niños a los que les prescriba y sus familiares cuándo y cómo deben usarlos, pero debería ser una misión de la administración sanitaria procurar la estandarización de estos dispositivos, lo que facilitaría su uso y evitaría errores.

Bibliografía
[1]
J. Juliá Benito, C. Sánchez Salguero, M. Alvarado Izquierdo, F. Álvarez Caro, E. Arroabarren Alemán, M. Capataz Ledesma, et al.
Manual de Anafilaxia Pediátrica.
1.ª edición, Madrid: SEICAP, (2017), pp. 100
[2]
Guía de actuación en anafilaxia: GALAXIA 2016. Esmon publicidad, S.A. 2016. Disponible en: http://www.semg.es/images/stories/recursos/2016/documentos/Guia_Anafilaxia.pdf
[3]
T. Umasunthar, A. Procktor, M. Hodes, J.G. Smith, C. Gore, H.E. Cox, et al.
Patients’ ability to treat anaphylaxis using adrenaline autoinjectors: A randomized controlled trial.
Allergy, 70 (2015), pp. 855-863
[4]
M. Arga, A. Bakirtas, F. Catal, O. Derinoz, K. Harmanci, C.H. Razi, et al.
Training of trainers on epinephrine autoinjector use.
Pediatr Allergy Immunol, 22 (2011), pp. 590-593
Copyright © 2019. Asociación Española de Pediatría
Idiomas
Anales de Pediatría

Suscríbase a la newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

es en
Política de cookies Cookies policy
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here.