Anales de Pediatría Anales de Pediatría
An Pediatr 2017;86:227-8 - Vol. 86 Núm.4 DOI: 10.1016/j.anpedi.2016.07.002
Carta científica
Factores ambientales de luz y ruido en las unidades de cuidados intensivos
Light and noise: Environmental factors in intensive care units
Alejandro Boscha,, , Anna Falcób, Marta Santaolallaa, María Carmen Domingueza, Iolanda Jordana
a Unidad de Cuidados Intensivos Pediátricos, Hospital Sant Joan de Déu, Barcelona, España
b Departamento de Enfermería Fundamental y Medicoquirúrgica, Escuela de Enfermería, Universidad de Barcelona, Barcelona, España
Sra. Editora:

Las unidades de cuidados intensivos (UCI) son ambientes caracterizados por equipamientos altamente sofisticados, que requieren unas instalaciones específicas, y que pueden conllevar, en muchos casos, entornos poco iluminados por luz natural y ruido ambiental1–3. En estas unidades tecnificadas, las actividades derivadas de un tratamiento de soporte vital complejo, así como los cuidados posteriores, pueden predisponer al disconfort. Katherine Kolcaba concibió el confort como una experiencia que se presenta cuando se abordan satisfactoriamente las necesidades de alivio, tranquilidad y trascendencia en 4 contextos: físico, psicoespiritual, social y ambiental4.

Conscientes de la importancia que tienen estos factores en el manejo asistencial del paciente crítico, se revisó la normativa existente sobre las particularidades de la luz y el ruido en las UCI, y se determinaron qué características presentaban estas 2 variables en una UCIP de un hospital de tercer nivel.

Para las mediciones de la luz ambiental se empleó un luxómetro CEM DT-1308 y la medida empleada fueron luxes (lx). Se determinó por la mañana y por la noche, y teniendo en cuenta los 3 tipos de luz que impera en la unidad contexto de estudio: luz natural, luz blanca o fría y luz amarilla o cálida. El color de la luz queda definido mediante la temperatura de color (grados Kelvin). Teniendo este parámetro en consideración, la luz fría corresponde a tonos blancos superiores a 5.000 grados Kelvin (fluorescente), mientras que la cálida correspondería a tonos amarillos inferiores a 3.300 grados Kelvin (bombilla halógena)5.

Por lo que al ruido ambiental se refiere, se utilizó un sonómetro PCE-999 tipo 2 y la unidad de medida empleada fueron los decibelios (dB). Se registró cada 2h durante 6 días.

Como valores de referencia se tuvieron en cuenta los establecidos por la normativa europea para iluminación de interiores (UNE 12464.1) y, en el caso del ruido ambiental, se consultó la Academia Americana de Pediatría (AAP) y el Comité de Salud Ambiental, así como los estándares planteados por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Es importante resaltar que, para evitar el Efecto Hawthorne (modificación de la conducta de los sujetos por saber que están siendo estudiados), dichas mediciones se realizaron sin que el personal asistencial de la unidad fuera consciente de ellas.

Se recogieron un total de 28 determinaciones de la luz y 72 del ruido ambiental. Los niveles de luz recomendados oscilan entre los 100-1.000lx de día y 20lx de noche. Por lo que a la luz natural se refiere se obtuvieron una mediana de 51,7 (0-207,2) luxes. Por lo que respecta a la luz fría y directa, esta obtuvo una mediana diurna de 195,6 (88,1-347,2) luxes vs. 159,6 (57,0-206,7) de la nocturna. Si comparamos estos datos con los obtenidos del análisis de la luz cálida e indirecta, observamos una mediana de 67,5 (11,4-193,7) luxes de día vs. a la mediana de 27,4 (13,2-72,4) durante la noche. Todas las determinaciones de luz diurna cumplen con los estándares, aunque las determinaciones nocturnas superan, en exceso, los luxes recomendados.

Si centramos los resultados en el ruido ambiental que impera en la unidad de críticos, observamos una media de 57,64±3,67dB de día vs. los 55,48±3,17 de noche. En ambos casos, estos umbrales superan los 45dB diurnos y 35dB nocturnos sugeridos como recomendables por la normativa consultada.

Por tanto, podemos concluir que, para mejorar los factores ambientales de nuestra unidad, hay que seguir potenciando el uso de luz natural o, en su defecto cálida, durante el día, dado que fueron las que menos luxes obtuvieron y más se adecuaron a los estándares. Sin embargo, habría que limitar el uso de luz nocturna únicamente a procedimientos estrictamente necesarios, dado que supera la normativa consultada. En relación al ruido ambiental, este supera los 10dB de día y los 20dB de noche que establece la AAP y la OMS, por lo que habría que promover una cultura de silencio ambiental limitando todos los inputs generadores de ruido ambiental. Una monitorización continua tanto de la luz como del ruido ambiental, podría mejorar el nivel de concienciación del personal asistencial sobre la importancia que tienen estos factores ambientales en la atención al paciente crítico y promover, de esta manera, una disminución de los mismos6.

Bibliografía
1
A.M. Cavalheiro,J. Moura,A. Copes
Stress in nurses working in intensive care units
Rev Latino-Am Enfermagem, 16 (2008), pp. 29-35
2
M.A. Pisani,R.S. Friese,B.K. Gehlbach,R.J. Schwab,G.L. Weinhouse,S.F. Jones
Sleep in the intensive care unit
Am J Respir Crit Care Med, 191 (2015), pp. 731-738 http://dx.doi.org/10.1164/rccm.201411-2099CI
3
D. Escudero,L. Martín,L. Viña,B. Quindós,M.J. Espina,L. Forcelledo
Visitation policy, design and comfort in Spanish intensive care units
Rev Calid Asist, 30 (2015), pp. 243-250 http://dx.doi.org/10.1016/j.cali.2015.06.002
4
K. Kolcaba,M. DiMarco
Comfort theory and its application to pediatric Nursing
Pediatr Nursing, 31 (2005), pp. 187-194
5
Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) y el Comité Español de Iluminación (CEI). Guía Técnica de Eficiencia Energética en Iluminación. Hospitales y Centros de Atención Primaria. Madrid: Fondo editorial IDAE: publicación técnicas IDEA;2001.
6
C. Jousselme,R. Vialet,E. Jouve,P. Lagier,C. Martin,F. Miche
Efficacy and mode of action of a noise-sensor light alarm to decrease noise in the pediatric intensive care unit: A prospective, randomized study
Pediatr Crit Care Med, 12 (2011), pp. e69-e72 http://dx.doi.org/10.1097/PCC.0b013e3181e89d91
Autor para correspondencia.
Copyright © 2016. Asociaci??n Espa??ola de Pediatr??a
An Pediatr 2017;86:227-8 - Vol. 86 Núm.4 DOI: 10.1016/j.anpedi.2016.07.002
X
Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.