Anales de Pediatría Anales de Pediatría
An Pediatr (Barc) 2017;86:359-60 - Vol. 86 Núm.6 DOI: 10.1016/j.anpedi.2017.01.005
Carta al Editor
Edema de Calabar en una niña guineana: loasis
Guinean child with Calabar swelling: Loiasis
Marcelo Vivas Morescoa,, , Milagros García Lopez Hortelanob, Julián Villota Arrietab, Mercedes Subirats Núñezc
a Unidad de Atención Primaria Lazkao, OSI Goierri-Alto Urola, Lazkao, Guipúzcoa, España
b Servicio de Pediatría, Enfermedades Infecciosas y Tropicales, Hospital Universitario Infantil La Paz-Hospital Carlos III, Madrid, España
c Servicio de Microbiología, Hospital Universitario La Paz-Hospital Carlos III, Madrid, España
Sra. Editora:

En relación con el artículo publicado en noviembre de este año sobre eritema crónico transitorio1, presentamos el caso clínico de una niña procedente de Guinea Ecuatorial que comenzó con eritema edematoso migratorio transitorio en extremidad superior en relación con una filariasis. La paciente de 15 años, asintomática, acudió para despistaje de enfermedad tropical. Los estudios complementarios iniciales se detallan en la tabla 1, pero destacan una eosinofilia de 2.150 eosinófilos/mm3 (25,3%) y un Mantoux de 12mm con radiografía de tórax normal. Reinterrogada tras estos resultados, refiere el antecedente de una tumefacción transitoria en antebrazo-brazo derecho, pruriginosa y móvil (compatible con edema de Calabar) y haber objetivado la migración de un gusano a través del ojo. Como estudios de segundo nivel se realizaron pellizco cutáneo para microfilarias en piel (negativo) y búsqueda de microfilarias en sangre periférica, aislándose Loa loa y Mansonella perstans. Se diagnosticó de loasis, mansonellosis, infección tuberculosa latente y parasitosis intestinal múltiple. Ante la situación clínica estable de la paciente y habiendo descartado previamente afectación retiniana se inició tratamiento con isoniacida, mebendazol y metronidazol a dosis habituales, para posteriormente tratar secuencialmente la loasis con albendazol (200mg/12h/21 días) y dietilcarbamacina (10mg/kg/día durante 21 días iniciando a dosis bajas y subiendo progresivamente) asociando corticoides orales los primeros días. No se objetivó reacción adversa a la medicación, con resolución de la eosinofilia y negativización de las microfilarias sanguíneas en los controles posteriores.

Tabla 1.

Resumen de estudios complementarios de 1er nivel

Prueba de laboratorio  Resultado 
Hemograma  Normal salvo eosinofilia del 25,3% (total: 2.150/mm3
Estudio malaria
Gota gruesa  Negativa 
Antígeno Plasmodium  Negativo 
PCR Plasmodium  Negativo 
Estudio tuberculosis
Mantoux  12mm 
Radiografía de tórax  Normal 
Serologías
Resultado negativo  VIH, VHB, VHC y sífilis 
Infección pasada  Toxoplasma, CMV, VEB y VHA 
Parásitos en heces (3 muestras en días alternos)  Entamoeba coli 
  Endolimax nana 
  Trichuris trichiura 
  Giardia intestinalis 
Antígeno Giardia heces  Positivo 

Loasis es una filariasis producida por el nemátodo Loa loa, endémica en el oeste y centro africano2. Transmitida al hombre por la picadura del vector Chrysops, cuyo patrón de actividad diurno coincide con los picos de microfilaremia de sangre periférica3. Aunque generalmente asintomática, los pacientes sintomáticos (visitantes o trabajadores transitorios) suelen presentar prurito cutáneo, destacando el edema de Calabar (edema migratorio, pruriginoso-doloroso, transitorio, de resolución espontánea)4. La visualización ocular del parásito es criterio diagnóstico de loasis2. Entre sus complicaciones destacan la nefropatía, la cardiomiopatía y la encefalitis letal, esta última relacionada con el tratamiento en pacientes con altos niveles de microfilaremia3. El diagnóstico es complejo. La detección de microfilarias en sangre periférica puede realizarse con técnica PCR (nested-PCR más sensible) o mediante visualización microscópica con técnica Knott (menos efectiva que la PCR)4. La serología tiene poca rentabilidad por sus reacciones cruzadas con otras parasitosis5. El tratamiento de elección es dietilcarbamacina con efectividad tanto frente a microfilarias como a parásitos adultos. Su principal inconveniente son las reacciones adversas graves en pacientes con elevada microfilaremia (encefalopatía severa). Ivermectina es microfilaricida sin actividad frente a formas adultas, con toxicidad en pacientes con altos niveles de microfilaremia. Albendazol reduce los niveles de microfilarias de manera lenta y progresiva razón por la cual se utiliza en tratamientos secuenciales (tabla 2)4.

Tabla 2.

Resumen de fármacos utilizados en el tratamiento de Loa loa

Fármaco  Efecto  Dosis  Efectos adversos 
Dietilcarbamacina  Microfilaricida
Lisis del gusano adulto 
8-10 mg/kg/día (inicio progresivo) × 21 días  Leves: prurito, artralgias, edema de Calabar, náuseas y diarrea
Graves: IR, shock, coma y encefalitis 
Ivermectina  Microfilaricida  150μg/kg/día en dosis única cada 6-12 meses  Encefalitis en pacientes con elevada carga de microfilarias 
Albendazol  Microfilaricida  200mg/12h/21 días  Sin efectos adversos 

Loasis es una enfermedad infrecuente en nuestro medio que debe tenerse en consideración en todo niño procedente de zona endémica con antecedente de edema-eritema migrante.

Bibliografía
1
I. Díaz López,S. Ibarreta Sáenz,J. Andueza Sola,A. Cid Fernández
Eritema crónico migratorio. A propósito de un caso
An Pediatr, 85 (2016), pp. 161-162
2
H.G. Zouré,S. Wanji,M. Noma,U.V. Amazigo,P.J. Diggle,A.H. Tekle
The geographic distribution of Loa loa in Africa: Results of large-scale implementation of the rapid assessment procedure for Loasis (RAPLOA)
PLoS Negl Trop Dis, 5 (2011), pp. e1210 http://dx.doi.org/10.1371/journal.pntd.0001210
3
W.G. Metzger,B. Mordüller
Loa loa- Does it deserve to be neglected?
Lancet Infect Dis, 14 (2014), pp. 353-357 http://dx.doi.org/10.1016/S1473-3099(13)70263-9
4
S. Antinori,L. Schifanella,M. Million,L. Galimberti,L. Ferraris,L. Mandia
Imported Loa loa filariasis: Three cases and a review of cases reported in non-endemic countries in the past 25 years
Int J Infect Dis, 16 (2012), pp. 649-662
5
M. Walther,R. Muller
Diagnosis of human filariasis (except onchocercasis)
Adv Parasitol, 53 (2003), pp. 149-193
Autor para correspondencia. (Marcelo Vivas Moresco marcevivas@gmail.com)
Copyright © 2017. Asociación Española de Pediatría
An Pediatr (Barc) 2017;86:359-60 - Vol. 86 Núm.6 DOI: 10.1016/j.anpedi.2017.01.005
X
Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.