Publique en esta revista
Información de la revista
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Imágenes en pediatría
DOI: 10.1016/j.anpedi.2018.04.012
El neumoencéfalo es definido como la presencia de aire en el espacio epidural, subdural, subaracnoideo, dentro del parénquima cerebral o en las cavidades ventriculares
Pneumocephalus is defined as the presence of air in the epidural, subdural, or subarachnoid space, within the brain parenchyma, and the ventricular cavities
Visitas
16
María Jesús Álvarez-Holzapfela, Juan Ángel Aibar Durána, Sonia Brió Sanagustinb, Cristian de Quintana-Schmidta,
Autor para correspondencia
cquintana@santpau.cat

Autor para correspondencia.
a Departamento de Neurocirugía, Hospital de la Santa Creu i Sant Pau, Barcelona, España
b Departamento de Pediatría, Hospital de la Santa Creu i Sant Pau, Barcelona, España
Este artículo ha recibido
16
Visitas
Información del artículo
Texto Completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Texto Completo

Niño de 16 años que, tras sufrir una puñalada en la región lumbar, acudió a urgencias refiriendo importante cefalea.

El paciente presenta una herida penetrante lumbar con salida de líquido cefalorraquídeo (LCR). La TC cerebral mostró la existencia de neumoencéfalo difuso (fig. 1). En los cortes axiales de la columna lumbar se observaba el trayecto del arma blanca a nivel de L1-L2 con enfisema subcutáneo asociado (fig. 2A).

Figura 1.
(0,13MB).

Neumoencéfalo difuso en diferentes niveles: A) en cisternas basales y astas temporales de ventrículos laterales; B) astas frontales de ventrículos laterales y C) espacio subaracnoideo de ambas convexidades.

Figura 2.
(0,09MB).

A) Tomografía abdominal donde se aprecia lesión lineal con contenido aéreo en L1 (trayectoria del puñal). B) Imagen intraoperatoria tras la laminectomía L1-L2 donde se aprecia un corte limpio a nivel dural (+: duramadre; *: raíz nerviosa).

La fistula de LCR requirió reparación en quirófano (fig. 2B) apreciándose una incisión limpia a nivel de la duramadre (+) y visualización de las raíces nerviosas (*) a través del defecto dural. El paciente evolucionó favorablemente.

Las causas más frecuentes de neumoencéfalo son las traumatológicas y posquirúrgicas, representado un 74% de los casos1. Los síntomas varían desde cefalea hasta el coma por hipertensión intracraneal1. Solo 2 casos de neumoencéfalo difuso debido a herida espinal penetrante han sido publicados en la edad pediátrica2,3. En la mayoría de ocasiones el manejo de esta entidad es conservador, pero las alternativas terapéuticas son la posición de Trendelenburg, oxigenoterapia en dosis altas, evitar maniobras de Valsalva y reparación la fístula de LCR si existe2,3.

En los pacientes que llegan a urgencias con una herida penetrante a nivel espinal se debe descartar y valorar la presencia de fístula de LCR y neumoencéfalo si el paciente tiene síntomas neurológicos.

Bibliografía
[1]
B. Marchant,J.M. Sheele
A novel cause of pneumocephalus
[2]
G. Bunc,Z. Roskar,M. Vorsic
Pneumocephalus secondary to a neck stab wound without neurológic injury in a 13-year-old girl
Pediatr Neurosurg, 34 (2001), pp. 239-241
[3]
T. Tejirian,P. Gabikian,M. Petrosyan,K. Inaba,D. Demetriades
Pneumocephalus after penetrating thoracic trauma: Case report and review of literature
J Trauma, 67 (2009), pp. 156-158
Idiomas
Anales de Pediatría

Suscríbase al Newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
Política de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?